La agrupación funciona en un barrio de San Salvador y realiza actividades educativas y de esparcimiento para adolescentes, aunque este año quiso sumar una acción de intervención social para inspirar, ayudar y concientizar sobre la necesidad de erradicar la pirotecnia.

La propuesta está abierta tanto a adolescentes como familias y la intención es que desde sus casas realicen las bombas de semillas, ya sea de flores, árboles nativos u hortalizas, para lo cual se publicó el fácil paso a paso en un tutorial:

La misión es tirar las bombas en terrenos baldíos o en descampados, y que así puedan brotar naturalmente sus semillas y los barrios luzcan más floridos o con la posibilidad de que crezcan también hortalizas.

A la consigna se suma el pedido de filmar con el celular todo el proceso de creación de las bombas y su distribución, para luego editar un video con la mayor cantidad de adhesiones alcanzadas.

“Primeramente habíamos decidido encarar la idea dentro de la Fundación para hacer algo juntos aunque estemos lejos debido a la pandemia, luego fue cuando pensamos en abrirlo a la sociedad e intentar llegar a todos lados, ya que la participación se da a través del video”, relató la presidenta de la entidad, Carlota Bonzano.

“Nos parecía fantástico hablar de bombas sin estruendos justo ahora que también se aprobó la ley”, agregó respecto a la reciente sanción de la normativa sobre pirotécnica sonora cero a nivel provincial.