Fotogalería: Bruno Bertagna

 

 

Parece increíble. Pero ahí están en corrales, caminando, jugando unos con otros. ¡Son jabalíes!

 

La Ruta del Queso en Suipacha cuenta con esta visita inolvidable:

 

La Escuadra es el único establecimiento de la provincia que cría jabalíes y recibe visitas. Los jabalíes son impresionantes.

 

También es impresionante ver a su encargado, Eduardo Beuillé, meterse al corral, agarrar uno, hacerlo sentar, mientras le rasca el lomo. “Son salvajes pero entienden quién les da de comer”.

 

En las parideras las jabalinas acaban de tener rayones (sus crías) y son un espectáculo. El lugar es propiedad de Ernesto Weigandt, un ex cazador.

 

Allí elaboran chacinados, carne ahumada y otras especialidades con carne de jabalí. “La carne del jabalí cruza con cerdo domestico a la parrilla es incomparable”, comentan.

 

Dan ganas de quedarse un rato largo en la matera conversando con Eduardo, al calor del fuego, probando las delicias de la carne de caza. Gracias por una tarde tan perfecta. Para visitar la Ruta del Queso hay que coordinar con Nicolás Alessandro (02324)15694972 / visitas@rutadelqueso.com.ar

 

Datos de la especie:

 

Longevidad: puede alcanzar los 20 años de edad en cautividad. Lo normal es que en libertad viva unos 10 o 12 años como máximo.

 

Celo: noviembre a enero de Europa, mayo a julio en Argentina: El celo de las hembras tiene lugar una sola vez al año y dura unos 23 días, sin perjuicio que en cautiverio se logran dos pariciones al año.

 

Gestación: la gestación dura tres meses, tres semanas y tres días, igual que el cerdo domestico.

 

– Número de crías por camada: de 1 a 6, pero normalmente de 4 a 5 ejemplares.

 

– Duración de la lactancia: las crías nacen con un peso que puede ir de unos 600 gramos a poco más de 1 kg. Con los ojos abiertos de 8 dientes. Permaneciendo encamados durante la primera semana. A partir de la segunda ya siguen a la madre alternando la leche con algún alimento sólido. La leche materna la consumen durante los tres primeros meses.

 

Madurez sexual: la hembra es sexualmente madura entre los 8 y los 20 meses, pudiendo pesar unos 35 Kg. La madurez sexual del macho se produce a los 10 meses, por termino medio en que ya adquiere la coloración de adulto, momento en que el animal pesa unos 25/30 Kg.

 

Alimentación: el jabalí es un omnívoro que se alimenta de todo cuanto encuentra.

 

Hábitats: se adapta a todo tipo de medios naturales, siempre que tengan una mínima cobertura y encuentren en ellos el agua necesaria para su ecología. Se puede localizar desde el nivel del mar a la alta montaña.

 

Huellas: se marcan dos pezuñas principales de unos 5 cm, que se diferencian de las del ciervo por ser más afiladas y alargadas. Ocasionalmente y como rasgo típico de la especie aparecen marcadas a unos 2 cm. Unas pequeñas pezuñas secundarias, mucho menores y más abiertas que las principales.

 

Otros rasgos: muy característicos de la especie son los rastros dejados en árboles y postes (rescaderas y afiladeros) y en el suelo (hozadas, revolcaderos y camas).

 

Dismorfismo sexual: el hocico en las hembras es mas afilado y puntiagudo que en los machos. En las hembras no sobresalen los caninos, mientras que en los machos los caninos inferiores son curvados hacia atrás y de crecimiento continuo, se afilan al estar en contacto con los caninos superiores. A los dos años los colmillos sobresalen de la boca del macho y a los cinco años los colmillos se encorvan, pudiendo alcanzar los caninos inferiores, llamados navajas, los 25 cm de longitud.

 

 

Más info: http://www.la-escuadra.com.ar/