El Jardín Botánico de Concepción, un proyecto que nació hace nueve años para promover los principios de la educación ambiental y generar conductas de cambio, es hoy una realidad que se despliega en un terreno de cinco hectáreas ubicado en el extremo sur de la ciudad, por calle Padilla última cuadra.

Cuenta con 870 árboles de unas 85 especies, entre autóctonas y otras. Además, cuenta con un vivero productor de árboles.

Como indica La Gaceta, este lugar es el nuevo pulmón verde que se cierne sobre la zona, aunque el ingeniero Darío Bulacio, impulsor del proyecto y titular de la Fundación Forestar, prefiere llamarlo “aula verde”, ya que “Es un lugar de aprendizaje”.

“En este sitio, el niño o el adulto puede comenzar a tomar conciencia sobre la importancia de los árboles. La cuestión es que lo valorice y se contagie de esta especie de revolución u onda verde que promovemos”, explicó.

El otro pulmón de la ciudad es el Parque de la Joven Argentina, que ahora está siendo recuperado luego de convertirse en un vaciadero clandestino. De la mano del Jardín Botánico se instrumenta también el programa de reciclado de residuos sólidos que se lleva adelante en el Punto Ecológico, ubicado en Alto Verde, tres kilómetros más al sur.

“A través del reciclado se apunta a capitalizar los desechos sólidos, que en la actualidad se arrojan en lugares inadecuados, perjudiciales para el medio ambiente”, explicó Bulacio.