Por Gustavo Nízzero

Con la llegada del otoño empiezan a acortarse los días y a disminuir paulatinamente las temperaturas. La mayoría de las plantas que se encuentran en su jardín inician un proceso de declinación en sus actividades vitales preparándose para soportar las rigurosidades del invierno, sobre todo las especies leñosas de hojas caducas y las anuales que conforman parte de las bordaras de los florales. Otras comienzan a estimularse por estos cambios climáticos y ambientales. En esta época se puede comenzar a practicar una serie de tareas que le permitirán disfrutar de su jardín a pleno sin que se noten en demasía estas adversidades.

El paso a paso que el otoño necesita

1. Comience por recoger los frutos y las semillas de todas las especies que quisiera volver a repetir en sus bordaras y guárdelas en lugares apropiados cuyo ambiente interno sea de muy baja humedad, a la sombra y frescos.

2. Cérciórese previamente que estos frutos y semillas hayan perdido toda la humedad natural que poseen, para ello recójalos bien maduros y déjelos orear a la sombra y en sitios ventilados hasta lograrlo. Rotule los envases para no olvidar de qué especie se trata y la fecha de recolección.

3. Plante Crisantemos de todas las variedades que pueda. Es una de las pocas especies que han sido notablemente mejoradas obteniéndose cientos de variedad que satisfacen todas las necesidades para el diseño de sus bordaras seleccionándolos por altura de plantas, tamaño y cantidad de flores y colores, menos el azul.

4. Para lograr plantas robustas y con flores de muy buena calidad es necesario agregar con regularidad nutrientes al suelo a través de fertilizantes químicos u orgánicos del tipo triple 15. Las plantas las puede obtener de gajos tomados del extremo apical de las ramas crecidas en primavera o por división de matas separándolas en matas más pequeñas o solo un eje con raíces. Quíteles el brote terminal para abrir la mata al estimular la formación de nuevas ramas. Además del control de enfermedades prevenga el ataque de insectos como los pulgones pulverizando las plantas con agua de nicotina. Si quiere obtener flores para cortar elimine las yemas o botones florales axiales a medida que aparezcan dejando sólo la flor tropical. 

5. Acorte las ramas de las Lavandas para que las plantas no deformen. Si tienen varios años de implantadas y nunca han sido podadas, las plantas se desvisten de hojas en sus ramas principales y mantienen el follaje sobre las más jóvenes. Además pierden su forma erguida y compacta inclinándose las ramas en cualquier dirección, desmereciéndose el aspecto general de la planta. 

6. No todas las ramas forman nuevos brotes. Si UD poda una rama sin brotes y por debajo de la zona foliada dejando la rama totalmente sin hojas, la rama se seca. Para mantener la planta con una buena forma y con el follaje compacto desde la base es necesario acortarle las ramas unos pocos centímetros todos los años después de la maduración del fruto.

7. Conserve las varas florales para perfumar sus prendas, placares, armarios y ambientes pequeños. 

8. Pode todas las verbenas, Gauras, Nepetas, Artemisias, entre otras perennes, bien bajas como si les hubiera pasado una máquina de cortar césped. En la primavera brotarán con gran energía y florecerán en abundancia. Carpa el suelo y agregue el resultado de la poda y otros restos de material orgánico seco.