Lago Escondido es uno de los reservorios de agua dulce más preciados del mundo, también es parte de los dominios de la inmensa estancia que Joe Lewis tiene en Río Negro. Este magnate tiene la sexta fortuna del Reino Unido y entre sus principales objetivos está el de producir energía con todo ese recurso natural patagónico.

Nos es fácil acceder al Lago Escondido, Joe Lewis cerró los caminos de acceso a él, dentro de su estancia de 14.000 hectáreas corre un cauce de agua frio y cristalino, el Río Escondido, recurso intangible, para Joe Lewis es un pasaporte para hacer más dinero: construyó allí una represa hidroeléctrica que producirá energía para todo El Bolsón, sólo depende que el Ministro de Energía y Minería Juan José Aranguren le de el permiso. Lewis tiene un amigo importante al cual pedir un favor: el Presidente Mauricio Macri, quien estuvo como huésped en su estancia cuando visitó el país el Presidente Barak Obama.

La presencia de Joe Lewis es resistida por agrupaciones ambientalistas, comunidades de pueblos originarios, CTA y defensores de la naturaleza. Todos critican la presencia y los proyectos de este hombre que no se deja ver. A pesar de la fuerte presión social, tanto el gobernador rionegrino Alberto Weretilneck como el Ejecutivo nacional defienden las ideas de Joe Lewis. 

La fortuna de Joe Lewis se hizo con negocios inmobiliarios, agrícolas, hoteleros y energéticos. La empresa que creó para vender energía a través del uso de las aguas del lago escondido es Hidden Lake S.A., según cuenta su obsesión era ponerle Lago Escondido, pero el nombre ya estaba registrado. A su proyecto de venderle energía a El Bolsón ahora se habría ampliado gracias a la magnitud del recurso natural a explotar. Para Lewis, el agua del Lago Escondido podría hacerle facturar 90.000.000 por año. 

Según se pudo saber, la represa de Joe Lewis, de seis turbinas, produciría 45.000 MWh por año, el precio por cada megavatio estaría fijado el 135 U$S. El Bolsón quedaría chico para tanta energía, por eso estaría pensando en venderle el sobrante a Chile. La planta ya cuenta con 120 empleados permanentes. El bosque virgen que rodea el emprendiemiento es sólo una postal, ya que bajo esos árboles Lewis tiene un feedlot con mil cabezas, además de la manada de alpacas más grande de Argentina

Como si fuera poco, hay una enorme cantidad de ovejas y corderos, el negocio de la lana le genera enormes dividendos a Lewis, quien gobierna todo este imperio desde un casco de estancia con helipuerto donde descansa su Bell 429 Biturbina personal, el mismo que trajo al Presidente de la Nación junto a su esposa para descansar unos días.