Dirigentes del radicalismo riojano denunciaron hoy que en los últimos dos años al menos unas cien personas fueron “judicializados por oponerse a la megaminería” en el oeste de La Rioja.

En las últimas semanas unas 30 personas, entre asambleístas, dirigentes políticos, religiosos y vecinos de Famatina, fueron imputados por diversos delitos relacionados con la resistencia a la megaminería.

Pero esa situación, no solo se limita a Famatina, dado que tiempo atrás hubo denuncias contra pobladores de otras localidades de Chilecito.

Ante ello, Sebastián Cutrona, quien integra el comité central de la Juventud Radical de La Rioja, dijo que “el gobierno de Herrera ha criminalizado la prowwwa social como ningún otro”.

“En menos de dos años, más de 100 ciudadanos de Famatina y Chilecito fueron judicializados por oponerse a la megaminería”, remarcó.

En esa causa, la Fiscalía de Chilecito imputó a 30 personas por la comisión de delitos como robo, secuestro, privación ilegítima de la libertad, entre otros, al resistir la instalación de una empresa minera de Salta que busca oro en el río Blanco.

Entre los imputados se encuentra el intendente de Famatina y candidato a vicegobernador de la opositora Fuerza Cívica Riojana, Ismael Bordagaray (Peronismo Renovador); el cura párroco de Famatina Omar Quinteros y el dirigente de la Juventud Radical Cristian Luna.

Sin embargo, la abogada Gabriela Rodríguez, una de las defensoras de los denunciados, sostuvo que la presentación de Urtubey “carece de sustento legal y afectan la libertad y dignidad del pueblo”.

Varios de los vecinos y asambleístas son bien conocidos por resistir la megaminería impulsada por el gobierno nacional y provincial a través de la Barrick Gold, Osisko Mining y también por haber sido perseguidos durante la última dictadura militar.