El aumento en el consumo de cerveza -tanto industrial como artesanal- que tuvo lugar en los últimos años, generó un volumen de residuos considerable que, si bien tienen muchas propiedades aprovechables, suele ser descartado. Por eso, en la UNJu, los investigadores Álvaro Tesio, Juan Luis Gómez-Cámer, Julián Morales y Álvaro Caballero probaron que se podría producir baterías de litio-azufre con carbón proveniente del bagazo de la industria cervecera.

“Hace años que se promueve el uso de energías sustentables, pero, por ejemplo, si bien las energías eólica y solar son buenas alternativas, requieren un sistema de almacenamiento y no proveen un flujo de energía constante, lo que limita sus horas de autonomía. Las baterías de litio pueden solucionar estos problemas”, explicaron los investigadores en un documento enviado a la Agencia CTyS-UNLaM.

Es cierto. Por ser el más ligero de los minerales, el litio es un excelente almacenador de energía. Con capacidad de acumular energía derivada de una fuente renovable, las baterías de litio podrían contribuir a reducir la dependencia de los combustibles fósiles. Estas baterías son, además, utilizadas para garantizar distintos tipos de movilidad eléctrica. Sin embargo, es importante no pasar por alto que son muy pocos los estudios que han analizado en profundidad los impactos de la extracción de litio en las fuentes de agua de las regiones áridas en que se encuentra este mineral.

“El residuo que queda post cocción de la cerveza – detallaron los profesionales – se carboniza a 900°C durante una hora bajo una atmósfera de nitrógeno. Este carbón se mezcla con azufre y se forma un electrodo que, junto con otro de litio metálico, conforman la batería”.

Las baterías de litio-azufre con residuos de cerveza tienen un rendimiento excelente y alcanzaron valores con capacidad a largo plazo en los ciclos de carga y descarga, incluso a altas densidades de corriente”, afirmaron los investigadores.

“La fabricación de este tipo de baterías permitiría aprovechar el litio de la provincia de Jujuy para reducir el uso de energías convencionales y darle un uso al remanente de la producción cervecera”, concluyeron los expertos a cargo del proyecto del Centro de Investigación y Desarrollo en Materiales Avanzados y Almacenamiento de Energía de Jujuy- CIDMEJu (CONICET-UNJu-Gobierno de Jujuy), quienes trabajan en colaboración con el Instituto Universitario de Investigación en Química Fina y Nanoquímica (IUNAN) y la Universidad de Córdoba de España.

Riesgo Hídrico

Desde la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) advirtieron en 2019 sobre el riesgo hídrico: La explotación de litio se realiza a partir de la extracción de sales contenidas en la salmuera en las zonas centrales de los salares, lo que produce efectos en las zonas de agua dulce, que se moviliza hacia las zonas de extracción de litio y, así, se saliniza de manera irreversible, en tanto ya no puede volver a su estado anterior.

Debido a las escasas precipitaciones en la zona, se concluye que se extraerá mayor cantidad de agua que aquella que ingresará al sistema de forma natural. Esto porque el uso de agua por parte de las empresas mineras (descarga), de acuerdo con la proyección de construcción de pozos, es superior al nivel de ingreso (recarga).