Nuestro país tiene una de las reservas de litio más importantes del mundo, en Jujuy, Salta y Catamarca, provincias que forman parte del “Triángulo del litio” junto a Chile y Bolivia, donde se encuentra más del 70% de las reservas mundiales de este estratégico mineral.

Considerado el “oro blanco”, el litio es parte fundamental de las baterías que alimentan celulares y autos eléctricos. Asimismo, su explotación conlleva un gran impacto ambiental, por el enorme consumo de agua y su posterior contaminación, introducción de caminos en ecosistemas sensibles, como los salares, impacto en la flora y fauna, generación de residuos sólidos y químicos.

Comunidades originarias de la puna jujeña en defensa del agua y el territorio constituyeron el pasado 4 de febrero la Asamblea permanente de la Cuenca de Guayatayoc y Salinas Grandes, conformada por más de 20 comunidades de las salinas, ruta 11 y ruta 79 de la provincia de Jujuy, y esperan que se sumen mas comunidades afectadas.

Así, dieron 72 horas para que se retire la empresa que se encuentra, oculta, extrayendo en la Laguna de Guayatayoc, y para que el gobierno jujeño anule el concurso por el cual se ofrece todas las Salinas Grandes, la Laguna de Guayatayoc y el Salar de Jama para la explotación de litio.

El Objetivo de la asamblea es la defensa del agua y del territorio que se encuentra amenazada por los proyectos extractivos de litio y de minería a cielo abierto impulsados por el Gobierno Provincial. Como parte de las acciones la asamblea el día de ayer se presento en el lugar donde la empresa A.I.S Resourts S.A y/o Ekekos S.A, se encuentran trabajando, al tomar conocimiento y observar que se están realizando excavaciones las 24 horas del día, en medio de la laguna de Guayatayoc, destruyendo las napas de agua y la biodiversidad de la región, y habiendo pasado por alto todo los mecanismos de consulta y de respeto a lo derechos de los que viven en el territorio.

Las comunidades indican que peligra la vida de sus familias y de todas su generaciones, así como también que además que habrá un perjuicio y daño irreversible al medio ambiente, que no tiene fronteras de afectación a los recursos naturales, ambientales, culturales de toda la población Jujeña.