Se trata de los incendios de Zanjón Seco, iniciado el 18 de septiembre, y de Finca Peggini/Macagno, iniciado el 10 de octubre, que fueron los primeros focos ígneos que con el paso de los días se propagaron hacia el área natural.

El Parque Nacional Calilegua posee una superficie de 76.306 hectáreas y está ubicado en el Departamento Ledesma, en el sudeste de Jujuy. Allí se protege una muestra representativa de las Yungas y posee un alto valor de biodiversidad.

El incendio de Zanjón Seco a la fecha ya destruyó 3.637 hectáreas en total, y dentro del Parque Nacional afectó 842 hectáreas. El incendio de Arroyo Yuto, que inició el 9 de octubre, a la fecha ya destruyó 2.069 hectáreas en total, y dentro del área protegida afectó 106 has, con lo cual suman un total de 948 has en la región de las Yungas.

Pero ambos incendios al día de hoy suman 5.706 has (4.488 hectáreas por fuera del Parque Nacional), lo cual equivale al 1,8% de la superficie total del departamento Ledesma, indican desde el parque en su cuenta de Facebook.

Cecilia Iriarte, intendenta del Parque Nacional Calilegua, indicó que durante los días del último fin de semana se conformaron diversos incendios en el tramo de la Ruta Nacional 34, “a partir de esos focos se conformó otro gran incendio, llamado Arroyo Yuto, que afectó a 106 hectáreas del Parque Nacional”.

A través del Sistema Nacional de Manejo del Fuego y de la Dirección de Incendios Forestales de la Administración de Parques Nacionales, el Gobierno Nacional desplegó dos aviones hidrantes, vehículos especiales y equipos operativos como complemento a las estructuras jurisdiccional de lucha contra el fuego.

Sumados al personal del Parque Nacional Calilegua, se encuentran trabajando guardaparques y brigadistas de los Parques Nacionales Copo, Impenetrable, Chaco y El Rey, además de más de un centenar de bomberos voluntarios de diversos puntos de la provincia. También arribaron a la provincia 14 brigadistas del Sistema Nacional y se espera para mañana la llegada de 20 combatientes de los Parques Nacionales del sur del país.

“Es prioritario para nosotros el ataque del incendio del Arroyo Yuto porque es el que mayores dimensiones tiene por lo que se han desplegado todos los recursos para abordar todos los límites de este foco ígneo”, sostuvo Iriarte.

Desde la intendencia del Parque Nacional Calilegua, indicaron que el 95% de los fuegos son producidos por intervenciones humanas, mientras que los factores climáticos como la falta de precipitaciones, las temperaturas elevadas, el bajo porcentaje de humedad, y los vientos fuertes inciden en su propagación.