Jujuy comenzará un proyecto que se ejecutará en dos etapas y que representará un sólido reposicionamiento de la provincia en el mercado de generación energética: instalación de una planta solar de 600 Mw financiada por la UTE JEMSE-IGA Energía y Construcciones y de la compañía china Shangay Electric Power Construction, cosubsidiaria de Power China.

Desde el Gobierno de la provincia destacaron que este emprendimiento, por su envergadura y su valor estratégico, permitirá instalar la provincia ante los ojos del mundo como fuente de producción de energías renovables.

El proyecto que se instalaría en la Puna jujeña ofrecería más del 50 por ciento del potencial de generación salteña, pero de forma limpia y sustentable. Para dimensionar la importancia de la proyectada central fotovoltaica, podemos usar como parámetro la generación total de energía eléctrica de la provincia de Salta, que ronda los 1,1 gigawats, sumadas las altamente contaminantes centrales térmicas de Güemes y Cobos y la central hidroeléctrica Cabra Corral. 

Desde el Ejecutivo recordaron además que, el gobernador Gerardo Morales procura motorizar la introducción de energías renovables para superar la crisis de las energías convencionales y, consecuentemente, demandantes de mayores costos de generación.

En otro orden, se prevé la ejecución de planes de obras que satisfagan las necesidades de las comunidades del interior y, además, optimicen la calidad de vida en cada uno de los territorios, haciendo efectivo el compromiso oportunamente asumido por el Gobernador de lograr plena inclusión y equidad.

Recordemos que actualmente los parajes puneños San Juan y Oros, Misa Rumi, Lagunillas de Farallón, Paicone, Cusi Cusi, Casa Colorada y Ciénega, se consolidan como “pueblos solares”, ya que cuentan con una serie de sistemas y artefactos que aprovechan la energía solar térmica y la fotovoltaica para satisfacer las necesidades de supervivencia.