El gobierno provincial y la Universidad Nacional de Jujuy (UNJU) ratificaron a través de una carta acuerdo el trabajo en conjunto para la actualización del relevamiento y la protección de glaciares que existen en esta jurisdicción. El convenio se firmó en el salón Hansen de la Facultad de Ciencias Agrarias, donde estuvieron el decano, Mario Bonillo; el rector de la UNJU, Rodolfo Tecchi, y la secretaria provincial de Gestión Ambiental, María Elina Domínguez.
Desde 2010, una vez promulgada la ley provincial 5.647 de Protección de Glaciares, un inventario de estas reservas naturales fue elaborado por especialistas del Instituto de Geología y Minería de Jujuy, organismo dependiente de la UNJU, quienes destacaron la gran cantidad de formaciones de peri glaciares en la provincia.
 
Domínguez explicó que las formaciones relevadas no son de las tradicionales que se conocen en el sur, sino que se trata de “glaciares de escombro”, y resaltó su importancia “como reserva estratégica del agua y como reguladores para la recarga de cuencas hídricas en la zona de la Puna”.
 
La protección de los de peri glaciares o glaciares de escombros (que no manifiestan a simple vista la presencia de hielo), “representan una importante reserva de agua dulce” pues permite que “las pequeñas poblaciones de los valles intramontanos puedan desarrollar la agricultura con métodos ancestrales”, señaló la funcionarial.
 
En el relevamiento de peri glaciares y cuencas hídricas se destacan las formaciones en el cerro Chañi; la subcuenca de los ríos Calete, Chirricharri y Chorcan en las serranías del Zenta y el cerro Caucani-Solterio, todas ubicadas a más de 4.000 msnm.
 
Tecchi dijo que la participación de la UNJU consiste en dar continuidad a un trabajo técnico que ya se venía realizando. “Lo que se ha solicitado es que sigamos con este avance y hoy estamos presentando un informe que forma parte de ese trabajo total” para que las autoridades puedan tomar decisiones al respecto, expuso el rector de la universidad jujeña.