El envenenamiento de cóndores se viene denunciando desde hace tiempo, sobre todo en las provincias de Mendoza, Salta y Jujuy, donde puesteros utilizan agrotóxicos como el carbofurán, un peligroso pesticida al que algunos ganaderos le encontraron una “nueva” función: eliminar animales predadores como zorros y pumas, pero que afecta a los cóndores que bajan de las alturas para alimentarse de estos, ya que son aves carroñeras.

Ahora, dos cóndores andinos con signos de intoxicación fueron rescatados por los pobladores del paraje Ciénega, situado a siete kilómetros de Purmamarca, Jujuy, desde donde serán trasladados a la ciudad de Buenos Aires para su recuperación, según informó el ministerio de Ambiente de la provincia del NOA.

Se trata de dos hembras adultas sin capacidad de volar. Los pobladores avisaron a la Policía y a profesionales del Centro de Atención de la Fauna Autóctona de Jujuy, que integra el Programa de Conservación del Cóndor Andino. Los biólogos se dirigieron hasta el lugar para rescatar a los animales y trasladarlos hasta la ciudad de San Salvador de Jujuy, donde los atendió una médica veterinaria.

Los cóndores presentan “síntomas de envenenamiento”, por lo que serán trasladados a la ciudad de Buenos Aires para iniciar la recuperación en la Fundación Ecoandina.

Funcionarios de Ambiente jujeños comunicaron a los productores ganaderos de la región que cesaran el uso de cebos tóxicos, debido a que los cóndores carroñeros cumplen un ciclo ecológico significativo en la naturaleza.

En lo que va del año, son tres los cóndores rescatados en la provincia, el último de ellos en recuperación, ya que fue encontrado el pasado marzo con una herida de bala en inmediaciones en las Termas de Reyes.