El Gobierno de Jujuy compró 20 cascos ventiladores que serán utilizados en el Hospital Pablo Soria, de la ciudad capital, donde hay 30 camas de unidades de terapia con 30 respiradores, y podrá ser operado por personal de enfermería que será capacitado. Estos elementos se podrán utilizar en otros hospitales que posean oxígeno y aire comprimido.

“Es parte de una estrategia que estamos poniendo en práctica para la atención de pacientes críticos, aplicar los cascos ventiladores en una instancia intermedia entre el oxígeno que se aplica en el hospital y el respirador”, expresó el gobernador Gerardo Morales en el informe del Comité Operativo de Emergencia (COE) provincial.

El mandatario explicó que se trata de un proyecto innovador que “está funcionando bien” para los casos especiales de oxigenación, y que “permitirá reducir la necesidad de intubación endotraqueal y el empleo de equipos de respiración mecánica, descomprimiendo a su vez la afectación de terapistas”.

“Si funcionan bien como en el hospital Fernández (Buenos Aires), la idea es poner en todos los hospitales donde no tengamos terapistas y sí tengamos los insumos necesarios”, afirmó Morales, quien aseguró que “la intención es poder llegar a cien cascos que sería camas de cien respiradores“.

Aseguró que la utilización de estos cascos permitieron “bajar cerca del 80% el requerimiento de llegar a un respirador” y estimó que “el sector privado también podrá utilizar esta alternativa”.

Paralelamente, la provincia de Jujuy implementa a través de uno de sus hospitales el protocolo basado en ibuprofenato para el tratamiento de pacientes con Covid-19, un procedimiento experimental impulsado desde un laboratorio cordobés.