Por Douglas Mac Donald

Fotos Juan Carlos Casas

Largarse sólo con una producción alternativa implica un riesgo siempre latente. Y el caso de una producción de nuez pecán no escapa a las generales de la ley. Por el contrario: las exigencias específicas, y los vaivenes políticos y financieros hacen que, en soledad, sea más difícil sostenerse en el tiempo.

Por eso productores de nuez pecán de Santa Fé aceptaron la propuesta del programa de Cambio Rural del INTA, de pasar a formar parte del proyecto Pro-Pecan, y crearon la Cooperativa de Productores de Nueces Pecán del Litoral (Coopelit). Este proyecto nace con el aporte del INTA y el Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) en 1999 con el objetivo de promover el desarrollo de plantaciones de Nogal Pecan en el país.

Entre amigos

El mate y la torta circulan entre risas por los integrantes de la cooperativa que como todas las semanas se reúnen para intercambiar experiencias y planificar los pasos a seguir. La reunión es en Nogoyá, Entre Ríos, en la chacra de Ariel Torassa, presidente de la Coopelit. “Esto se armó por la necesidad que tenemos 10 productores de lograr un objetivo: vender nuestra nuez. Tenemos que darle sustentabilidad a la producción y rentabilidad al productor pecanero en el tiempo.

Habíamos visto como otras producciones alternativas fracasaron en su intento, tal como el caso de los arándanos y muchas otras”, explica Omar Balonchard, integrante de la cooperativa y presidente del Grupo Santa Fe Pecan. El cooperativismo está ayudando a estos productores a lograr un intercambio técnico e informativo entre ellos, tanto en la etapa de producción, compra de insumos, y comercialización, y además fortalece las relaciones entre sus integrantes.

Paciencia

Las plantaciones de nogales tardan de 7 a 10 años en entrar en producción comercial, con su desarrollo óptimo a partir de los 15 años y una longevidad de más de 70 años para nueces de calidad comercial. Esto remarca que la producción de nuez pecán es a largo plazo: ningún pecanicultor podría vivir de la producción de nueces en los primeros 10 años después de haber plantado los nogales. “Todos nosotros tenemos otros trabajos. Nos gusta el campo y la producción. Cada uno ya tenía un pedazo de tierra y otros fueron comprando algunas pocas hectáreas, y a partir de allí se fue generando este emprendimiento de la nuez pecán, con el apoyo del INTA, y los campos comenzaron a entrar en producción”, dice Alejandro Bertani, productor de Arocena, provincia de Santa Fe.

Coopelit maneja un total de 100 hectáreas repartidas entre los productores, con una producción anual aproximada de 200 toneladas. Si bien la producción aún es escasa, todos los años los productores siembran nuevas plantas y así logran extender sus plantaciones en un 50 por ciento más.

Para lograr la excelencia en la producción los productores de Coopelit llevan a cabo las buenas prácticas pecaneras que aconseja el INTA, que tienen un objetivo: reducir los riesgos de contaminación física, química y biológica en la producción, cosecha, transporte, acondicionamiento, almacenaje y comercialización de la nuez pecán; y así posibilita la producción sustentable de un producto apto para el consumo, que proteja el ambiente, la salud de los operarios y la de los consumidores. Para obtener buenos resultados en la cosecha, los expertos del INTA sugieren utilizar variedades adaptadas, libre de plagas y enfermedades y de origen certificado.

Cada productor trabaja la nuez en su chacra, pero las producciones van en aumento y los productores ya comenzaron a diseñar un espacio común para poder acondicionar el producto y para que no pierda la calidad que requieren los mercados, tanto internos como externos. “Para obtener la excelencia en el producto, es necesario secar la humedad del fruto, y conservarlo en frío, y para eso se necesita contar con un lugar para el almacenamiento”, dijo Ariel Torassa.

La creación de la Cooperativa de Productores de Nueces Pecán del Litoral es la mejor muestra de que la reina de las frutas secas tiene espacio y buena sangre para desarrollarse así, con las raíces unidas por el cooperativismo.