Fontagro anunció hoy que financiará proyectos sobre “Innovaciones para el manejo sostenible de recursos naturales en la agricultura familiar en América Latina y el Caribe”, por un monto de hasta 1,6 millones de dólares.
 
A tal efecto inició la Convocatoria 2015 para la presentación de proyectos que requieran financiamiento, según el comunicado del Fondo distribuido en Washington.
En el mismo se señala que “la convocatoria, que se lleva a cabo con recursos propios del Fondo, financiará proyectos por un monto total de US$ 1,6 millones para el apoyo de plataformas de innovación constituidas por agentes públicos y privados, de dos o más países miembro, que trabajen de forma coordinada para fomentar prácticas para el manejo sostenible de los recursos naturales, especialmente en la agricultura familiar”.
 
De esta manera el organismo multilateral busca contribuir a reducir la vulnerabilidad de los sistemas productivos y agroalimentarios en el mediano y largo plazo. La conservación de estos recursos es clave para la sostenibilidad de las actividades agrícola, especialmente ante los efectos negativos causados por el cambio climático y que impactan mayormente a los pequeños productores. Por lo tanto, la gestión de estos recursos genera desafíos para cada uno de los países y para la región.
Fontagro, como parte de sus lineamientos estratégicos, apoya la investigación e innovación de la agricultura familiar a través de convocatorias, como en este caso, dirigidas a fomentar el uso sostenible de los recursos naturales.
Al respecto, pone especial énfasis en el manejo de los recursos hídricos amenazados por sobre-uso y contaminación, la degradación y erosión de suelos, la deforestación, la pérdida de recursos genéticos y biodiversidad y el abandono de tierras degradadas así como los avances de la desertificación, entre otros.
Fontagro es una alianza de países establecida para financiar investigación e innovación científica y tecnológica en el sector agropecuario. El Fondo que conforman contribuye a la reducción de la pobreza, el aumento de la competitividad de las cadenas agroalimentarias y al manejo sustentable de los recursos naturales en América Latina y el Caribe.