La Casa G Sustentable, un proyecto de arquitectos e ingenieros argentinos, ganó en Ecuador el premio Latinoamérica Verde en el rubro Energía, galardón que reconoce las mejores iniciativas para el cuidado del medioambiente en Iberoamérica.

El equipo ganador, compuesto por Charly Karamanian, propietario y desarrollador, Rodrigo Herrera Vegas, Juan González Calderón, Guillermo Vázquez de Novoa, presentó esta casa sustentable que tiene como objetivo “fomentar el uso racional de los materiales, las buenas prácticas ambientales, el ahorro de energía y la promoción de la sustentabilidad, tanto a nivel público como privado“.

De los 1054 proyectos, la mayoría del sector privado de distintos países de Latinoamérica y también de España, que se presentaron al concurso se seleccionaron 500 en siete categorías y de estos, 21 fueron nominados para elegir a los siete ganadores. Ecuador se llevó tres premios (Agua, Bosques’ y Biodiversidad, y Finanzas Sostenibles), Colombia obtuvo dos (‘Desarrollo humano, inclusión social y educación’, y ‘Residuos’), Costa Rica obtuvo uno (Emisiones) y Argentina también uno (Energía).

La Casa G

La Casa G es un emprendimiento privado sin fines de lucro, cuyo objetivo es fomentar el uso racional de los materiales, las buenas prácticas ambientales, el ahorro de energía y la promoción de la sustentabilidad. La propuesta es demostrar que actualmente en Argentina no sólo es posible, sino que resulta conveniente, construir utilizando técnicas y tecnologías sustentables.

La Casa G fue inaugurada en diciembre de 2013 y desde entonces es habitada por su creador, Charly Karamanian, quien promueve el uso racional de los recursos y los hábitos sustentables en el hogar. Está ubicada en el barrio cerrado Las Cañuelas Club de Campo, a pocos kilómetros de la ciudad de Cañuelas, provincia de Buenos Aires. La misma fue desarrollada como casa habitación permanente para una familia tipo. La letra G deriva de las iniciales de Green, Gaia y Galileo; tres referencias en cuanto al contacto con el medio ambiente, el vínculo con la tierra y el respeto por el planeta. Gaia es el nombre que daban los antiguos griegos a la diosa de la Tierra, y con el cual, más recientemente, el científico James Lovelock bautizó su hipótesis en la que considera al planeta como un ser vivo, es decir, como un gran sistema interconectado compuesto por océanos, bosques, atmósfera, animales y vegetales.

La construcción utilizó técnicas y materiales tradicionales, de manera racional e incorporó de manera complementaria algunos materiales y tecnologías más avanzadas para conseguir un confort térmico óptimo, ya que la casa consume menos del 50% de energía de lo que requiere una casa estándar.

Actualmente una construcción sustentable moderna tiene un costo superior al de una construcción tradicional. En otros países esta diferencia es solventada mediante créditos verdes, incentivo económicos por parte de empresas de energía, municipios, etc. Por el momento en Argentina este sobreprecio es financiado por el propietario. Por ello, resulta fundamental determinar y difundir los costos de este tipo de emprendimientos, medir el consumo de energía y demás recursos en tiempo real, calcular el tiempo de recupero de la inversión en tecnologías verdes y cuantificar el ahorro obtenido en el tiempo.

Características

Diseño Bioclimático.
Orientación y desarrollo de ambientes incorporando conceptos de sustentabilidad.
Aislaciones térmicas eficientes.
Uso de energías limpias y renovables.
Aerotermia.
Energía solar térmica y fotovoltaica.
Bomba de calor con tecnología inverter.
Suelo radiante sectorizado.
Uso racional del agua.
Grifería de precisión provista de difusores y mecanismos para maximizar el ahorro del agua.
Mochilas de inodoros con doble descarga.
Recolección de agua de lluvia, reutilización de aguas grises y tratamiento de efluentes.
Tecnología “smart metering” para medición de consumo eléctrico y del agua en tiempo real.
Domótica y uso racional de la energía.
Iluminación LED.
Piscina con sistema de desborde finlandés, revestimiento oscuro para lograr climatización pasiva, sistema de filtrado inteligente e ionización del agua para evitar el uso de cloro.
Huerta orgánica e invernadero.
Riego por goteo.
Separación y reciclado de residuos.
Generadores de compost y lumbricompuesto.