Fuente: Télam / El Intransigente

“Estamos en observación permanente de todos los canales” y especialmente “atentos al canal 9 y el 12 que desbordaron y han llenado de agua la localidad”, sostuvo el Intendente del Partido de Pila, Gustavo Walker. Recordó que “hace 15 días se emitió una alerta roja” ante la grave situación que está viviendo su distrito, lo que motivó que muchos ciudadanos tomaran la decisión de autoevacuarse.

El Jefe Comunal reconoció que: “Estamos muy complicados, la estamos pasando muy mal.  El río Salado no para de crecer, es inédita la crecida que ha tenido y en la historia nunca se ha visto semejante cantidad de agua”, graficó. “Esta es una de las inundaciones más grandes que yo recuerde. Soy intendente hace 12 años, he sido bombero voluntario y el crecimiento de los canales y del río Salado nos está enloqueciendo” aseguró.

Preciso también que “hay doce evacuados que están siendo asistidos”, aunque detalló que “hay mucha gente aislada” a la que se está asistiendo y se trata de llegar por todos los medios posibles gracias a la colaboración de personal de bomberos y el Ejército.

El intendente aseguró que la ciudad “puede desaparecer totalmente” y que están dando batalla. “Estamos peleando como podemos, es pelear a ocho tanques de infantería con un escarbadientes, no podemos hacer nada”, dijo.

Según explicó el director de Defensa Civil de la Provincia, Luciano Timerman, la crecida del río Salado es “histórica” y se espera en las próximas horas “el pico más alto de agua” por lo que la Provincia tiene “montado un operativo de atención”.

Y si bien aseguran que la inundación es por la histórica crecida del río, dicen que esta no es la primera vez que pasa. El presidente de la Sociedad Rural de Pila, Nicolás Fernández Llorente, explicó que “las inundaciones por el desborde del Salado no son un problema nuevo”.

“Los partidos vecinos hicieron algunas obras locales para aliviar su situación, y nosotros recibimos el agua que baja. Si la cosa sigue así, el agua podría llegar a inundar la ciudad”, admitió.

En las zonas afectadas montaron operativos en los que trabajan en conjunto personal de Defensa Civil, Bomberos, la Policía Bonaerense, Gendarmería, Vialidad provincial y nacional, y la secretaría de Medio Ambiente.

Muchos especialistas en hídrica provincial recuerdan el caso de la Villa Turística Epecuén, cuando en 1985 quedó sepultada por las aguas. Hoy, Pila podría correr el mismo destino. La pregunta es: ¿será demasiado tarde?

Así está el Río Salado: