Finalmente, luego de un conflicto que ha enfrentado a ambas provincias por más de 70 años, la Corte Suprema de Justicia ordenó a Mendoza que en un plazo no mayor a 30 días debe fijar un esquema hídrico del Rio Atuel para asegurarle a La Pampa un caudal apto para que se reconstruya el ecosistema que se vio afectado por la ausencia de agua debido al corte de este recurso por la represa Los Nihuiles.

El fallo es histórico, y supone para La Pampa la vuelta del agua en las secas y curtidas tierras donde el cauce del Río Atuel dejó de humedecer una amplia área del noroeste provincial. Mendoza en forma unilateral alteró el río y no envió agua durante mucho años, modificando el medio ambiente pampeano, provocando una severa desertificación. La decisión mendocina provocó el éxodo de cientos de familias que debieron abandonar sus pueblos en busca de tierras más húmedas donde poder vivir y cultivar.

La Corte, además de exigirle a Mendoza que restituya el cauce del Atuel, ordena a las dos provincias que en un plazo de 120 días se ejecute un plan de obras para el uso en conjunto de las aguas del río.

El conflicto con el río Atuel se remonta un siglo atrás, en 1917 Mendoza redireccionó por primera vez las aguas del río, sin jamás considerar las consecuencias que esta decisión traería aguas abajo. La situación se agravó en 1947 cuando Mendoza inauguró el embalse de Los Nihueles, que finalmente modificó el curso del agua, perjudicando directamente al noroeste pampeano. Durante todo el siglo XX La Pampa litigó con Mendoza, exigiéndole que devuelva agua al Atuel.

Para La Pampa significa una victoria, luego de estar varias décadas pidiéndole a Mendoza la restitución del río. El voto de la Corte a favor de la provincia pampeana fue mayoritario. El fallo establece no sólo la vuelta del agua al noroeste de la Pampa, sino que ambas provincias deberán sentarse y elaborar un programa integral que contemple un manejo sustentable del río. Construcción de obras y sus costos, y el aprovechamiento del agua para asegurarles acceso al agua potable a las distintas poblaciones y comunidades originarias que durante décadas vieron secar sus tierras, y también promover el uso productivo de las tierras.

Para llevar adelante este fallo, la Corte reconoció su competencia en esta causa y rechazó la acción judicial de “cosa juzgada” que promovía Mendoza. Ni bien se supo esta decisión, los gobernadores de ambas provincias pidieron una reunion urgente con el Ministro del Interior, Rogelio Frigerio para establecer los próximos pasos a seguir para llevar adelante este fallo. Para La Pampa es la vuelta de la vida, el regreso del agua.