“Bramando se viene el agua del Paraná/creciendo noche y día sin parar/ranchada, barranca, tronco se llevara/con viento y aguacero el Paraná”, cantaba Mercedes Sosa el chamamé “Los Inundados”, de Aizemberg y Ariel Ramírez. A eso le temen todas las provincias, desde Misiones hacia abajo, que tienen acceso a la cuenca de un Paraná que, alentando por las lluvias en el sur de Brasil y en Misiones, ya muestra sus primeros momentos de furia.
 
Las alarmas sonaron ayer en Misiones y enseguida lo hicieron en Corrientes, Chaco, Formosa y Santa Fe. La provincia de la bota se declaró en emergencia hídrica, mientras que Misiones cerró ayer la garganta del diablo por el caudal de agua que arrastran las Cataratas del Iguazú. Pero aclaró que siguen habilitados el resto de los caminos, aunque el río Iguazú también está fuera de su medida normal.
 
El río Paraná nace en Brasil, entre los estados de Sao Paulo, Matto Groso y Minas Gerais y forma la cuenca combinada del Plata. Desemboca en la unión con el río Uruguay después de recorrer 3.940 kilómetros.
 
Esta crecida es la más importante en los últimos 15 años y tiene una explicación además de las lluvias: Brasil abrió las compuertas de sus represas -sobre todo de una ubicada a 600 kilómetros de Curitiva- para evitar un colapso interno y eso potenció la creciente en los países vecinos: en Paraguay hay 1500 familias evacuadas por el desborde del Paraná.
 
A pesar de este panorama, los pronósticos actualizados sobre lluvias en la cuenca de Brasil son alentadores: prevén precipitaciones de intensidad moderada en el Paraná.

A continuación, un panorama de cada provincia.

 

Misiones:
Hoy, jueves 27, a las 3, Puerto Iguazú marcaba 33,10 metros y a las 6 tenía 32,90 metros en creciente. Puerto Andresito en tanto, registraba ayer a las 12 8 metros y a las 00 de hoy, jueves 27, marcaba 6,80 metros en bajante. El nivel de Puerto Iguazú se mantiene arriba del nivel de alerta -25 metros- y también del nivel de “evacuación”, que es 28 metros.
 
Por el río Iguazú se precipitan entre 1.500.000 y 1.800.000 de litros de agua por segundo. Ayer caían casi 18 millones de litros por segundo, pero hoy ese número bajó a 11 millones. Y aunque la tendencia es hacia una baja del número, generó complicaciones en toda la provincia: evacuaron a 12 personas, está anegado el puerto, no se puede navegar en el curso de los ríos, están suspendidos los paseos náuticos por Cataratas del Iguazú (el cruce a la ciudad paraguaya de Presidente Franco, por ejemplo) e isla San Martín, pero el Parque Nacional Iguazú está abierto.
 
Chaco:
La Junta Provincial de Defensa Civil del Chaco se reunió hoy y trazó acciones directas ante la emergencia hídrica: se espera la llegada del grueso de la crecida para este domingo o lunes: se cree que puede alcanzar los 7,5 metros. Mañana cortarán el paso a la Isla del Cerrito, una de las zonas más afectadas, junto con Bajos de Tacuarí, Paraje Soto, Colonia Benítez, Barranqueras, Puerto Vilelas y Basail.
 
Corrientes:
Entre viernes y sábado se esperan crecidas, pero ya se están tomando las precauciones del caso. El intendente de Itatí dijo que están preparados, con equipos y lugares dispuestos para evacuados. La crecida del río Paraná ya afecta a poblaciones ribereñas en Corrientes, tal el caso de la Isla Apipé. Hasta el 4 de julio se aguarda el pico de crecida, según señala el Sistema de Alerta Hidrometeorológico, que se estima en 6,5 metros. “A los sumo creemos que el nivel va a llegar a los 7 metros”, arriesgó Bruno Lovinzon, subdirector de Defensa Civil. “Los primeros afectados son los ladrilleros que arman los hornos quemadores muy cerca de la costa. En este momento, ya tienen agua en su cancha y debieron abandonar sus obrajes”, dijo.
 
Santa Fe:
Comenzarán a relocalizar a familias ubicadas fuera de los anillos defensivos. También reforzarán defensas y pondrán bombas móviles. El intendente de la ciudad de Santa Fe, José Corral, señaló: “Estamos mejor preparados frente a estas abruptas lluvias que hubo en la cuenca alta del Paraná”. Dijo que está prevista la evacuación de familias que están fuera de los anillos de defensa: Vuelta del Paraguayo, Colastiné Sur, la zona del valle de inundación del Salado.
 
Entre Ríos:
El registro actual de la altura del río Paraná en la capital de la provincia es de 3,30 metros y esperan un máximo de 4,80 metros, altura que podría alcanzarse el 13 de julio, según los pronósticos. Pero dijeron que podría superar los cinco metros. En Diamante, se registraron 3,78 metros y esperan 5,20 para el 15 de julio. En el norte, a la altura de La Paz, los registros marcan 4,38 metros y esperan casi 6 metros. En Victoria, el río mide 3,63 metros y se esperan 5,10 metros para el 20 de julio. Por eso, la provincia se organiza para evacuar, de a poco, el ganado.