Una sola pantalla solar le cambió la vida a la pequeña comunidad de Bajo de Véliz, en el norte de la provincia de San Luis. Allí el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción instaló la pantalla en la Iglesia del pueblo donde ahora sus habitantes podrán honrar su fe con energía renovable.

En los pueblos pequeños hay instituciones que trascienden su fin, ejemplos de estos son las escuelas, los clubes y las iglesias. Allí el poco movimiento que existe, se hace bajo estos techos. Fiestas patronales, quermeses, reuniones y encuentros logran que las familias se unan y de esta manera, la Iglesia de Bajo de Véliz es un espacio comunal de enorme importancia. Hasta la semana pasada no contaba con luz, por lo que había que arreglarse con velas, faroles o equipo electrógeno, aunque este último es muy costoso. La pantalla solar significó un antes y después para el pueblo.

“Más allá de la profesión de la fe, en la institución se desarrollan diferentes actividades sociales como capacitaciones en manejo de los animales pertenecientes a los pobladores rurales y trabajos sanitarios que benefician a toda la comunidad. En este sentido, contar con la pantalla solar les brindará más herramientas para afianzar ese trabajo social que desarrollan con los productores del lugar”, comentó Martín Rodriguez, responsable del Programa Arraigo Rural a la Agencia de Noticias San Luis.

La instalación del panel fotovoltaico demuestra la importancia de la incorporación de energías alternativas en comunidades alejadas. Con muy poco es posible producir un cambio muy positivo en el ánimo de estos habitantes, además de mejorarles la calidad de vida. El plan Arraigo entregó desde 2009, más de 3500 pantallas solares a poblaciones rurales de toda la provincia. “Vamos a seguir trabajando para mejorar la calidad de vida del poblador rural, no sólo con el acceso a paneles, heladeras y calefones solares, sino también brindando la capacitación y los elementos necesarios para mejorar su producción”, concluyó el titular del Programa que intenta hacerle algo más fácil la vida a quienes viven una vida alejada de los centros urbanos y de sus servicios.