Los ríos recortan el campo en el que cantan y vuelan pájaros. Hay una sombra exuberante, un tapiz oscuro que ataja el sol y hace cambiar los colores. El pasto del que comen las vacas está de un verde profundo, como si le hubiesen dado una pincelada. El viento no molesta, acaricia en Punta Indio, a la vera de la ruta 11, recortado por el río Samborombón y el ancho Río de la Plata.

Con experiencia sobrada en producción de rodeos angus, Ezequiel Sack dice que están aprendiendo a criar Murray Grey. Con esa filosofía, ya hicieron nacer los primeros terneros que ya tienen más de un año y medio y tienen animales de seis años de edad a partir de genética australiana, el país de origen de esa raza.

Dice que viene de una familia de emprendedores, no de ganaderos. Le gusta decir que empezó con una vaca, con la ayuda de su padre médico. Agrónomo de la praxis, dejó la carrera. Estudió psicología, dejó por la mitad ingeniero zootecnista. “Me apasiona la producción. De chico me gustaba el campo. Iba todos los días a La Rural”. Pero se crío en Palermo, jugando a la pelota en la calle. Allí, extrañamente, ganó su amor por el campo, por las producciones

Se declara fanático de la genética bovina. Sabremos luego que su amor por Newell ´s Old Bys de Rosario superará ese primer fanatismo confeso. Fue esa cualidad la que le hizo proyectar la cría de Murray. Un asesor de Breedplan, un sistema de pedigree de vacas controladas vía internet, le dijo esta frase: “Tenés que tener angus gris”. Le habló del color, de la mansedumbre, del rendimiento, de la fertilidad, de la calidad de carne.  

Agua para las Murray

Tienen tanques de agua con cañerías por todo el campo, bebederos móviles y picos que se abren y se cierran. “En vez de que camine el animal, le llevamos el agua adonde la vaca está comiendo. Eso hace un aprovechamiento del sistema, porque, en última instancia, nosotros no somos productores de vacas, sino productores de pasto y la vaca es quien la convierte en carne. Uno debe generar la mayor cantidad pasto, lo más estable en el tiempo y producido de manera más económica y luego buscar la hacienda que lo convierta rápidamente en carne. Estamos aprendiendo permanentemente”.

Concentra a los animales en un punto y al resto lo libera para que el pasto se desarrolle. Tienen un suelo diverso. El campo produce mucho pasto en primavera, menos en verano, poco en otoño y nada en invierno. Él intenta enderezar esa curva. Pero el clima no es todo; al elevarse el nivel de insumos y mantenerse estable el precio, las cuentas no le cierran. “Si pasa eso, dura un ciclo tu producción y se acaba todo. En esa complejidad, el Murray Grey le puede dar vigor híbrido a las razas británicas, aporta color, mansedumbre y calidad de carne, que se pierde cuando se cruzan con otra raza”.

-¿Si es tan beneficiosa, por qué no se extiende la cría de Murray?
-Se usa en muchos países con excelentes resultados. Yo no digo que la ganadería argentina esté mal, pero la Murray es una opción, una linda posibilidad. Acá cuesta porque el productor se resiste por su tradición de criar una u otra raza. Sin embargo, después de muchos años, en la exposición Rural de Palermo tuvo en 2008 dos razas nuevas: Waguy y Murray Grey. De todas formas, me inclino a creer que este que estamos protagonizamos nosotros, es el principio. Sabemos que es muy lento estandarizar el producto: queremos que nazcan todos con 27 y 32 kilos.

La opción para los márgenes
 
Las Murray se planean como una opción para las zonas extremas, al cabo el lugar que le dejó el nuevo mapa tras el desplazamiento de la agricultura hacia las zonas que usualmente no eran ganaderas. En Atamisqui tienen un campo en el que las prueban. “Las zonas marginales deben convertirse en ganaderas; deben entrar en producción”. Dice que los productores argentinos luchan contra el desconocimiento porque las zonas son potencialmente excelentes, aptas en su diversidad, pero están desaprovechadas.

“Si hubiera un plan integrador de todas las provincias todo sería más fácil. Hay agua dulce que se vuelca al mar o al Río de la Plata, mientras los campos no tienen agua para darle a las vacas ni para regar las pasturas”, considera. Dice que esos lugares marginales están mal llamados así. “Históricamente pusimos las vacas en los lugares en donde no teníamos que hacer nada: había pasto y agua. Esos deberían ser los lugares ganaderos. Llegó la hora de usar el talento que se tiene para hacer cosas: llevar el agua y hacer crecer el pasto. La realidad manda”, dice. “¿Para qué voy a criar vacas en una hectárea que cuesta 4000 dólares si puedo hacerlo en una hectárea que cuesta 400?”, se pregunta.  
 
La historia

Las Murray Grey, también conocida como Angus gris, es una raza australiana cruza de toro Angus con vaca Shorthon. Genética del Este, la empresa de Ezequiel Sack que inauguró su cría en nuestro país, es una empresa agropecuaria familiar que trajo semen al país, por primera vez, en 2002. Sirvieron Aberdeen Angus con semen de Murray Grey. Esos media sangre dieron la pauta futura, sembraron la semilla en Ezequiel. “Anduvieron bien”, dice Sack. Entonces se decidieron.

Ahora hacen una selección por desempeño, no por pedigree. Él dice que es como el tema de las mujeres. “Podemos dioscutir si es mejor rubia o morocha. Pero si te doy las medidas de la señorita, no hay subjetividad posible. Con las vacas es igual”. Dice que sabiendo cuánto pesó al nacer uno ya tiene una pauta: si resiste un invierno, si se puede usar en vaquillonas, etcétera.

Las ventajas

* En desarrollo y fertilidad es igual al Aberdeen Angus

* Marmóreo. Deposita mejor la grasa que las otras razas británicas. Eso le da mayor ternecza y mejor sabor.

* Marca una diferencia en lugares geográficos límites. Por ejemplo, en sitios de muchos calor, donde el pelaje del Murray ayuda a su desarrollo. “Esa ventaja no la tiene ningún otro porque es blanco con pigmentación negra. El color es una ventaja importantísima”, dice el criador.

* El hizo una prueba; llevó a La Pampa, cerca del límite con Río Negro, a la vera del Río Colorado. “Anduvieron bárbaro”, resume Ezequiel. El color es dominante y se fija en las cruzas.

* Mansedumbre: facilita el manejo y da mejor calidad de res, al estar relajado en la matanza.

* En faena, rinde 1 por ciento más, comparado con el angus.

* Es más grande, eso lo hace eficiente para el rinde, pero requiere también más agua, le cuesta más desplazarse y come más pasto.

* Dicen que esperan seleccionar Murray hasta llegar al animal ideal. Saben que es un camino largo, pero no larguísimo. Lo usan en EEUU, Uruguay y Chile.

* Los terneros pesaron 33 kilos, pero no logró estandarizar. Le nacen terneros de 40 kilos. Sin embargo, registraron buenos índices de fertilidad, en partos sin complicaciones. Agarran vaquillonas de 15 meses para preñar y parieron sin problemas, sin asistencia. “Tuvimos mejores índices de crecimiento que en otra raza”.

Las características de la raza:

* Esta raza es originaria de Nueva Gales del Sur, Australia, a orillas del río Murray.

* Tiene todas las características de un angus, pero con un color gris plateado con pigmentación negra.

* El animal es de tamaño moderado, de bajo peso al nacer y también tiene alguna aptitud lechera.

* Presenta excelente cobertura de grasa, rendimiento y supervivencia porque es una raza muy rústica, ideal para zonas semiáridas y de pelaje gris.

* Es un animal de mucha adaptación y su gran aptitud es su capacidad carnicera: tiene más marmoleado y más rendimiento que el Angus.