La Estación Espacial que China tiene en Quintuco (Neuquén) está lista para operar. La polémica Estación fue resistida por distintas organizaciones desde su instalación ya que se desconoce el acuerdo que Argentina firmó con China y nadie puede entrar al predio que según los chinos se usará para fines científicos, aunque en su interior hay personal militar. Ese pedazo de tierra en Neuquén ya no es de nuestro país. 

A partir de esta estación China recibirá señales de la Luna y también será usada para operar su misión a Marte. Quintuco, ea un paraje remoto e inhóspito de 200 hectáreas cerca de la cordillera neuquina, este es el lugar que China eligió para levantar su monumental antena de 35 metros de diámetro y 450 toneladas. Hace unos días atrás, la prensa pudo recorrer la instalación en una de las pocas ocasiones que ha sido abierta para personas que no sean chinas.

La antena, asegura la China Harbour Engineering Company Ltd, la compañía que construyó la Estación puede ser usada tanto para fines comerciales como para militares, pero Wang Jizho, el titular de la Estación, a la que se la conoce por las siglas CLTC, afirma que sólo se trabajará en proyectos espaciales civiles. La meta de los chinos es llegar a la Luna y a Marte, todas las transmisiones serán originadas y recepcionadas desde aquí.

En el año 2012 se llevó a cabo el acuerdo que nuestro país le cedía a China 200 hectáreas en un rincón inhóspito de Neuquén. Para llevar adelante la obra, el gigante asiático recibió toda clase de beneficiostanto la empresa constructora, China Harbour Engineering Company Ltd. -CHEC-, como la agencia que opere la base estarán eximidas de pagar el IVA, los derechos aduaneros y los impuestos internos, entre otros, por el tiempo que dure la concesión (50 años). Los empleados de China que trabajen en Neuquén se regirán bajo la legislación de China. Y el gobierno de ese país “mantendrá indemne a la Argentina de toda obligación que surgiere de reclamos de cualquier naturaleza.

Tantos los empleados, como el material que se usó fueron de origen chino. Los vecinos de Las Lajas, la población más cercana a la Estación se han acostumbrado a ver pasar a los empleados chinos que en alguna oportunidad van al pueblo. Los beneficios para el país y para Neuquén son escasos, la estación cuenta con un comedor, un gimnasio, una mesa de ping pong, y hasta una cancha de básquet es lo que hay hoy en el predio, que consta de cuatro edificios. También hay un hotel hotel para hospedar a las personas que trabajen en las misiones.