Mercedes-Benz Argentina lanzó en el mercado local la segunda generación de su monovolumen mediano. Este modelo aparece luego de su presentación europea, llevada a cabo durante 2011. El Clase B llega -importado de Alemania- para posicionarse como el vehículo de la marca más accesible. El año que viene está prevista la llegada del nuevo Clase A, que se va a ofrecer a un precio inferior.
Por sus dimensiones y concepto se ubica en el segmento del Citroën C4 Picasso, que se importa desde Francia, pero también por sus características de auto premium otro rival es el Audi A3 Sportback, que en 2013 llegará renovado. La marca alemana apuesta fuerte a este modelo. Su concepto familiar, el buen nivel de equipamiento y un diseño más moderno son atributos con los que esperan conquistar a nuevos clientes en el mercado y romper el récord de ventas histórico del Clase B en la Argentina, que es de un promedio de mil unidades en por año.

Crecimiento. El nuevo Clase B posee una longitud de 4,36 metros (90 milímetros más que el modelo anterior), un ancho de 1,79 m (+10 mm) y un alto de 1,56 m (-40 mm), mientras que la distancia entre ejes se ubica en los 2,7 metros, y la capacidad de baúl en los 486 litros.
Los asientos delanteros están 86 mm más cerca del suelo que en el modelo anterior. A pesar de esa reducción, el espacio libre al techo para los ocupantes se mantiene casi inalterado dado que la altura del techo también es inferior. El Clase B resulta espacioso para cuatro ocupantes. En las plazas posteriores, viajan dos personas de manera cómoda ya que el asiento del medio no resulta demasiado confortable. Los respaldos traseros se pueden plegar sobre sus asientos pero la superficie resultante no es plana sino que queda en ligera pendiente. En el anterior Clase B la superficie sí era plana.
La única versión de motor disponible es la B200, equipada con un propulsor naftero 1.6 de cuatro cilindros con inyección directa y turbocompresor, que entrega una potencia de 156 caballos y un torque de 250 Nm (desde las 1.250 rpm). Por ahora es la única variante, antes se ofrecía con un motor diesel y dos versiones nafteras. Se puede asociar tanto a una nueva caja manual de seis marchas como a la automática de doble embrague “7G-DCT”, con tres programas de utilización: Económico, Deportivo y Manual (posee levas en el volante). La tracción es delantera.

Variantes. Según Mercedes-Benz todas sus versiones logran una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos y una velocidad máxima de 220 km/h, mientras que el consumo en ciudad se ubica en los 8,3 l/100 km y en ruta en 5,0 l/100 km.
Los niveles de equipamiento son dos: City y Sport.
El City cuenta con ABS, airbags frontales, laterales, de cortina y de rodillas para conductor, alarma antirrobo, apoyabrazos central, attention assist (monitoreo de cansancio de conductor), asientos delanteros con regulación en altura, ayuda activa para el estacionamiento, ayuda al arranque en pendientes, climatizador automático, control de tracción y estabilidad, espejos con comando eléctrico y calefacción, faros bixenón, freno de mano eléctrico, radio con CD, entradas USB, Aux y Bluetooth (con pantalla color de 5,8”), sensor de lluvia, servofreno de emergencia. El Sport suma dirección paramétrica con asistencia y desmultiplicación variable, llantas de aleación de 17 pulgadas, paquete cromado interior, pedalera deportiva, selector de cambios y volante revestidos en cuero, tapizado símil cuero, tren de rodaje deportivo. Todos los Clase B cuenta con una garantía de dos años. Los precios son los siguientes: B200 Manual City: 42.500 dólares (unos 202.000 pesos), B200 Manual Sport: 44.500 dólares (211.000 pesos) y B200 Automático Sport: 46.500 dólares (221.000 pesos)