“Mantendremos la esencia del folklore”, dice como si su papá, el gran Onofre Paz, mítica voz de Santiago del Estero, la escuchara ahora hablando con El Federal de sus gustos musicales, de su primer disco (“Amuleto”, del sello Utopía), de su forma de cantar y, sobre todo, del espectáculo que presentará el 30 de mayo en La Trastienda de Buenos Aires, donde tendrá invitados de lujos: Los Manseros Santiagueños, donde cantan su papá Onofre y su hermano Martín.

Florencia Paz hace una pausa en su trabajo de profesora en una academia de canto para hablar de música. Allí da clases de repertorio, o sea, trabaja las canciones, esa materia indescifrable que las hace vivir en boca de los intérpretes. De modo que algo sabe la chica del tema. A eso se suma la raíz, la vertiente de la que bebe su canto. Por aquí y por allá, Florencia no podía haber sido otra cosa que artista.

“Me gusta escuchar mucho la música pop, el pop melódico. Le meto variantes a las canciones que canto, me gusta divertirme con eso. Hay gente a la que lo le gusta eso porque se toca lo autóctono, pero mientras se mantenga la melodía original de la canción y la poesía transmita lo que el autor quiso expresar, está todo bien”, dice como para marcar que entiende la esencia, pero quiere ponerle el condimento propio a lo que canta, sin prejuicios.

De niña, la hija de Onofre anduvo de festival en festival con Los Manseros. “Me encantaba estar en los festivales; vivir la música, el clima de las peñas, la gente bailando. Tengo ese recuerdo lindo de ver a la gente sacándose fotos con mi papá”, dice. Por eso, nunca -jamás- se imaginó que iba a estar lejos de la música.

-¿Qué se aprende y qué se trae desde la cuna?
-El estudio te da las técnicas para cuidarte la voz a largo plazo. Pero cuando alguien ya nació con un don especial, lo tiene y listo. Hay gente que sin formarse tiene un caudal de voz increíble y hay otros que se esfuerzan y nunca llegan a expresar todo lo que sí puede una persona sin formación vocal.

-Tu papá no tiene formación vocal ni musical académica y sigue cantando como el primer día…
-La esencia ya estaba en él. Nació con ese don.

En el espectáculo estará el ballet Nehuén, cultor de una danza que relee las estructuras básicas de la danza tradicional argentina, pero con matices propios ya desde el vestuario, pero también -claro- desde las coreografías. “Vamos a mantener la esencia, además estarán Los Manseros sobre el escenario. Después de mis canciones, subirán ellos a cantar”, confirma Florencia después de hablar con “Alito” Toledo y “Fatiga” Reynoso de quien recibió la confirmación de su viaje desde Santiago.

En su próximo disco meterá muchas más chacareras que las que porta “Amuleto”, un trabajo en donde no se restringe al ritmo madre de Santiago. De hecho: “Amuleto” es un huayno de Néstor González, autor de tres de las canciones del trabajo que también tiene una canción de Florencia, cuatro de su hermano, dos de su papá. 

Dice que ahora está madura, vocalmente, y como persona. Dice que la seguridad se gana con el tiempo. A los 24 años, esta porteña de estirpe santiagueña ya cantó en Cosquín y en La Chaya con papá y en Jesús María como solista. “Trato de relajarme y de disfrutarlo, pero hay escenarios que ponen nervioso a cualquiera, como Cosquín. Es que cantaron tantos artistas importantes ahí”.

Su carrera comenzó a los 12 años a partir de su formación vocal. En 2009 dio sus primeros pasos como cantante solista en diferentes escenarios del país, entre ellos la Plaza Próspero Molina, de Cosquín. También puso su voz en el último disco de Los Manseros Santiagueños, “La leyenda viva”, y en el espectáculo del mismo nombre en el Luna Park, a finales de 2013. En 2013 grabó su primer material discográfico compuesto por 12 temas, uno de autoría llamado Libera tu alma, eso que promete hacer Florencia cada vez que explora con su voz el indómito universo de la canción.

Más Info:
FLORENCIA PAZ
30 de Mayo a las 23.30
La Trastienda – Balcarce 460
Ciudad de Buenos Aires