La heladera es uno de los electrodomésticos más importantes de cada hogar, pero también es uno de los artefactos que más electricidad consume. 

Teniendo en cuenta esto, el diseñador industrial holandés Floris Schoonderbeek, junto a su empresa Weltevree, creó Ground Fridge, una heladera ecológica que no necesita electricidad para su funcionamiento, ya que se instala enterrada en el suelo. Se trata de una verdadera habitación subterránea con espacio suficiente para almacenar la producción de una cosecha familiar, además de contar con un diseño sencillo y práctico.

Esta heladera de 228 centímetros de diámetro y 300 kilos consiste en una cápsula que va ubicada en un pozo. Al estar enterrada bajo tierra permite que los alimentos perecederos (frutas y verduras) se mantengan en buen estado gracias al aislamiento subterráneo natural que tiene la tierra. Aunque la temperatura depende también de las condiciones del terreno, en general permanece estable todo el año entre los 10 y 12°C, temperatura ideal para almacenar frutas, verduras, queso y vinos.

La cápsula es fácil de trasladar e instalar, se requiere sólo cavar bastante profundo y luego cubrirla de tierra. Cuenta con escalera integrada, estantes de madera y el tamaño ideal para que una persona pueda ingresar a buscar lo que necesita.

La idea de esta creación nació para incentivar la vida al aire libre, el autocultivo y las huertas orgánicas, para que las personas se animen a conectarse con la naturaleza. Estará disponible al público en 2016.

En el siguiente video podés ver increíbles imágenes de la instalación de una Ground Fridge: