La zona de alta acumulación de residuos flotantes detectada en los últimos años en el Pacífico oriental, entre California y Hawái, denominada por los expertos “Great Pacific Garbage Patch” (GPGP), la Gran Mancha de Basura del Pacífico, y conocida popularmente como la “Isla de plásticos”, ya contiene aproximadamente 1,8 billones (1.800.000.000.000) de fragmentos de plástico, y un peso estimado de 80.000 toneladas.

Se trata de datos obtenidos de un estudio liderado por expertos de la Fundación Ocean Cleanup, que a través de su cuenta de Twitter adelantó la información que se publicó en la revista Scientific Reports.

A partir de sondeos marinos e imágenes aéreas, la investifación reveló que la masa de basura es unas 16 veces mayor de lo que se estimaba. ”Es impactante”, expresó Joost Dubois, portavoz de dicha fundación.

El plástico y residuos similares se fueron acumulando en esta zona del Pacífico debido a los vertidos, las corrientes marinas y el viento. La observación aérea que ha permitido realizar este nuevo cálculo supervisó una superficie de 1,6 millones de kilómetros cuadrados.

Si bien el impacto de estos residuos en el ecosistema marino es muy grande, la distribución de la cantidad de residuos en una superficie tan grande (aproximadamente la que sumarían España, Francia y Alemania) desmiente la expresión popular de isla de plásticos. Pero la gran dispersión de fragmentos en una enorme masa de agua hace muy difícil la retirada de estos residuos.

Para esta investigación se utilizaron 30 embarcaciones y dos aeronaves especialmente equipadas para observaciones de detalle. La mayoría de los buques disponían de redes de muestreo y la nave nodriza de la flota, la RV Ocean Starr, tenía también dos dispositivos de seis metros de ancho, lo que permitió al equipo muestrear objetos de tamaño mediano a grande.

Para aumentar el área de superficie estudiada y cuantificar las piezas de plástico más grandes -objetos que incluyen redes de pesca desechadas de varios metros de tamaño-, un avión Hércules C-130 estaba equipado con sensores avanzados para recoger imágenes multiespectrales y escaneos 3D de la basura oceánica. La flota recolectó un total de 1,2 millones de muestras plásticas, mientras que los sensores aéreos escanearon más de 300 kilómetros cuadrados de superficie oceánica.

Los resultados publicados en Scientific Reports indican que en la GPGP existen actualmente, un promedio de 10 kilogramos de plástico por kilómetro cuadrado. El 92% de la masa está representada por objetos más grandes; mientras que solo el 8% de la masa está contenida en microplásticos, definidos como piezas de tamaño inferior a 5 milímetros de diámetro.

Nos sorprendió la cantidad de objetos de plástico grandes que encontramos”, ha indicado la profesora Julia Reisser, científica jefe de la expedición. “Solíamos pensar que la mayoría de los restos consisten en pequeños fragmentos, pero este nuevo análisis arroja una nueva luz sobre el alcance de los desechos “.