Por considerar que los mapuches son chilenos y que las tierras en disputa están bien ocupadas por productores argentinos, la Cámara de Apelaciones de Mercedes, falló a favor de un estanciero que ocupa tierras que históricamente fueron propiedad de los descendientes de la tribu de Rondeau. “La Sala I de la Cámara de Apelaciones convalidó con su fallo el caso de un rico que usurpa a pobres”, argumentó el Dr. Santiago Bertinat Gonnet, letrado de la comunidad originaria.

La Causa lleva por titulo “Montes, Miguel Angel y otros c/ Tribu de Rondeau s/ prescripción adquisitiva” y trae a nuestro tiempo una lucha legal que ha atravesado todo el siglo pasado. El Dr. Bertinat Gonnet, apelará este fallo ante la Corte Suprema Provincial y si es necesario, aseguró, ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La comunidad reclama para sí la totalidad de las 5.000 hectáreas que le pertenecen históricamente, con los antecedentes de la ley 512 de la provincia de Buenos Aires sancionada en 1867, que le otorgó las tierras y de la escritura pública provincial de 1879 que las demarcó y consolidó la propiedad”, explica al abogado.

La ley bonaerense 512, en discusión a partir de este fallo, ordenó dar tierras “a los capitanejos Martin, Francisco y Manuel Rondeau y su tribu” y dispuso prohibir “enajenar ni el todo ni parte de dichas tierras (…) sin previa autorización del Gobierno de la Provincia” Estas tierras son las que pretenden el estanciero vinculado y un grupo de productores. La Ley, preclara, prohíbe totalmente hacer lo que el involucrado Miguel Angel Montes hizo.

Este estanciero y un grupo de productores rurales pretenden estas tierras desde hace años. La zona es fértil y la parcela de 5.000 hectáreas se podría dividir entre ellos para sembrar soja. En realidad, las tierras en litigio pertenecen, por la citada Ley 512 a un centenar de descendientes de la Comunidad Indígena Tribu de Rondeau, reconocida como tal por el Estado a través Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI)

La Comunidad trabaja y vive en estas tierras que quedan en el Partido de 25 de Mayo. Allí tienen ganado, aves de corral y practican la agricultura familiar. La tribu del capitanejo Rondeau formó parte del ejército indígena que acompañó a José Miguel Carrera hacia Buenos Aires en la crisis de 1820 y fue aliada de Juan Manuel de Rosas, es especial para realizar negociaciones con Calfucurá. Para la historia oficial, estas tribus, las de Rondeau, eran considerados “indios amigos”

“Pero el fallo, que retoma otra sentencia similar de 1981, dictada durante la dictadura por la misma Cámara con otros jueces, pretende que estos indígenas son chilenos y que no se les aplica el artículo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional, reformada en 1994, que reconoce a los pueblos indígenas la posesión y propiedad comunitarias de sus tierras ancestrales, entre otros derechos”, señaló el abogado.

Para este letrado, los camaristas asumen desconocer e ignorar que la comunidad en cuestión “son argentinos y hace 180 años que están en este municipio y en las mismas tierras, pese a usurpaciones parciales de terratenientes y otros ricos empresarios”. El letrado recordó que los mapuches (provenientes de la Arauca), habitaban ambos lados de la Cordillera, desde mucho tiempo antes de que se crearan los estados chilenos y argentinos.

Por estos motivos, descalifica el fallo. “A falta de argumentos legales, discriminan e invocan también al fallo de 1981 para sostener literalmente que, ‘pasado el primer cuarto del siglo XX, la tribu, como comunidad rural, prácticamente no existía’, el mismo argumento tantas veces utilizado contra los diversos pueblos indígenas de nuestro país en su disputa con la oligarquía terrateniente”, afirma el abogado.

“Viola claramente al artículo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional, el Convenio 169 de la OIT y derechos de los pueblos indígenas consagrados en otros convenios, en la Convención Americana de Derechos Humanos y en toda la jurisprudencia de la CIDH”.