El juez de Instrucción 3 de Puerto Iguazú, Martín Brites, realizó la inspección judicial por el caso de la muerte de un ejemplar de yaguareté, especie en peligro de extinción, en el predio del establecimiento San Jorge de la empresa Arauco S.A.

Se trató de un operativo que se realizó en el marco de la causa penal iniciada ante el Juzgado de Instrucción, tras la denuncia radicada por el Ministerio de Ecología de Misiones por el delito de caza furtiva prevista en la ley 22.421.

La medida se realizó con la intención de conocer de forma directa el lugar donde se encontraron los restos del animal que es Monumento Natural Nacional y Provincial y que según oficializó Ecología tenía heridas de balas.

Todo indicaría que el mayor felino de América fue cazado. Los empleados de la firma lo hallaron a principios de septiembre pasado y dieron alerta al personal jerárquico que realizó el aviso a las autoridades competentes.

La visita al lugar por parte del juez Brites buscó establecer circunstancias que sirvan para una mejor representación de lo sucedido. Junto con un equipo de la Justicia, personal de la empresa y también del Ministerio de Ecología de la Provincia, se recorrieron los caminos internos y se verificó con integrantes de Policía científica de la Policía de Misiones las distancias y posición del cuerpo del animal así como otros detalles que puedan ser útiles a la causa.

El yaguareté es símbolo de la selva misionera y de la identidad de la provincia, es predador tope importante en el equilibrio natural. Sin embargo, se está quedando sin hábitat ante el avance de la actividad humana en lugares de monte y suele ser perseguido para comercializar su piel.