Este verano los vecinos de Neuquén no pudieron disfrutar de los balnearios municipales porque se comprobó que el río Limay se hallaba contaminado con bacterias fecales producto del vertido de residuos cloacales sin tratar. El hecho no se esclareció y para los ambientalistas la contaminación era producto de caños ilegales de barrios cerrados que vertían sus residuos al río directamente, sin tratar. La Justicia Federal de Neuquén ordenó a la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas  (AIC) que remedie la contaminación del río.

La medida es consecuencia de un amparo presentado por el Diputado provincial Mariano Mansilla, y fue tomada por la Jueza Federal Carolina Pandolfi. “Necesitamos un plan urgente para sanear la cuenca del Limay desde Arroyito a la Confluencia”, comentó a la prensa Mansilla. “Es una gran noticia; una respuesta a la reacción ciudadana por el derecho de todos los neuquinos a disfrutar del Río más limpio del mundo”, sostuvo el legislador.

La medida de la justicia afecta a los vecinos que viven sobre las aguas “abajo del Dique Arroyito emplazado sobre el río Limay hasta la zona de Pre Confluencia con el río –aguas arriba de la Planta Tronador-, donde finaliza el Balneario Albino Cotro (balneario municipal de Neuquén)” El fallo de la Jueza ordena a la Autoridad Interjurisdisccional de Cuenca que “realice acciones urgentes para la ubicación y determinación de focos de contaminación hídrica en el Río Limay“.

Con esta acción judicial se pretende además realizar un control y análisis de la contaminación del río. La jueza estimó que es necesario realizar obras de infraestructura para el tratamiento de los residuos cloacales para no alterar los valores referidos en la cuenca ya definida. La AIC debe desarrollar y ejecutar un programa de acondicionamiento de todos los focos que generen contaminación hídrica”

La medida establece sanciones y multas y la recomposición de los daños causados por la contaminación ambiental.