La jueza Elena Liberatori suspendió la ley que le daba al gobierno porteño la potestad para incinerar basura, el fallo de la magistrada responde al amparo presentado por la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (Farn) y por cooperativas de cartoneros que entendieron que la ley es inconstitucional  y que para aprobarse no se realizó el procedimiento de doble lectura ni la audiencia pública.

“(…)Las cuestiones ambientales son materia legal y tiene dispuesto que el procedimiento legislativo sea el de Doble Lectura”, argumenta la jueza para suspender la medida porque entiende que el gobierno de la Ciudad no realizó este procedimiento. También fundamenta su fallo al afirmar que esta clase de leyes deben ser debatidas en audiencia pública.

Esta clase de leyes, dice la jueza, deben tener una mayoría especial de 40 votos. Para sostener su postura, en su fallo -según difunde Infobae- cita el discurso del diputado Gabriel Solano: “La ausencia de la aprobación de un Código Ambiental no sólo prueba que el medioambiente no les importa nada –de lo contrario, lo hubieran aprobado- sino que permite a través de la no aprobación la violación de un principio que figura en la Constitución. Porque si existiese un Código Ambiental, obviamente esta ley modificaría al Código Ambiental. Y la modificación del Código Ambiental, según la Constitución, tiene dos requisitos: audiencia pública –doble lectura– y la mayoría especial de 40 votos. Y aquí no tuvimos ni audiencia pública –por ende, ni doble lectura– ni la mayoría especial de 40 votos”.

En el año 2005 se aprobó la Ley Basura Cero, que entre sus artículos, prohibía la incineración de basura o la termovalorización, esta Ley fue promovida por el gobierno porteño, el mismo que ahora pretende hacer lo que prohibía. La ley que autorizó la incineración modifica varios aspectos de esta norma de 2005. Para que esto sea posible, es necesario una audiencia pública.

El gobierno porteño no ha cumplido con las metas que se propuso al formular la Ley de Basura Cero, en el 2005 se estipulada una serie de objetivos para reducir la cantidad de desechos que depositaba en los rellenos sanitarios. Hoy de las 6700 toneladas por día que genera la Ciudad, sólo son enterradas 3.000 toneladas.
Lejos de consensuar y de acatar lo que dice la Ley, el gobierno porteño anticipó que apelará el fallo de la jueza Liberatori.