El mítico Viejo Expreso Patagónico “La Trochita”, una de las formaciones más pintorescas del mundo se prepara para recibir a los visitantes en la temporada invernal. El tren cruza por paisajes únicos, donde se destacan viejos parajes, praderas y montañas, la nieve será la protagonista de estos meses, por esto se están haciendo tareas de mantenimiento en las vías.  

“Son trabajos de mejoramiento y arreglos. Quitamos terraplenes, hacemos canalización por los arroyos que pueden llevar barro y tapar la vía en temporada invernal, y desmalezamos” afirmó el director de la regional Oeste de Corfo, Teodoro Yuziuk, organismo que tiene a cargo estas tareas.

El invierno es la temporada alta para “La Trochita”, turistas de todo el mundo compran su boleto para adentrarse al corazón mismo de la Patagonia. “Desde Esquel se ofrece un recorrido turístico de 20 kilómetros a lo largo del cual se puede disfrutar de la rica variedad de paisajes, con la combinación de bosques cordilleranos y meseta patagónica, en un trayecto de aproximadamente tres horas”, explicó la coordinadora de Turismo de Esquel, Cinthya Hernández.

“El servicio cuenta con la participación de guías que describen a los turistas la historia, datos técnicos y distintos tipos de consultas sobre este tren histórico. Además, mientras se disfruta del entretenido recorrido, se puede acceder al servicio de vagón bar“, destacó. Las vías llevan al tren hasta “un pequeño asentamiento de la comunidad mapuche Nahuel Pan, lugar donde se realiza una visita al Museo de Culturas Originarias (tehuelche y mapuche) y La Casa de las Artesanas. En el lugar, los artesanos de Esquel ofrecen sus productos en el Paseo de Artesanos, y los turistas pueden degustar de unas deliciosas tortas fritas, muy famosas en la zona”, añadió.

Otras de las paradas es en El Maitén, donde además de puede hacer un recorrido ida y vuelta. La formación detiene su marcha en el puente que pasa sobre el Rio Chubut.

“El Maitén es un pueblo de origen ferroviario cuyos inicios se encuentran íntimamente ligados a la llegada del Tren. En el mismo se puede apreciar las casas construidas con durmientes, un museo ferroviario y los talleres donde fabrican artesanalmente piezas que ya no se construyen más de manera industrial”, agregó Hernández.

El nombre de “La Trochita” remite a la distancia menor entre los rieles sobre los que corre, de trenes de trocha angosta tipo Decauville, traza que a principios del siglo XX permitía ahorrar costos en los trabajos de ingeniería y mantenimiento de las formaciones. El origen de esta formación hay que ubicarlo en los albores del 1900 cuando se pensó en un desarrollo ferroviario en la Patagonia, este ambicioso proyecto fue obra del Ministro de Obras Púbicas de la Nación, Ezequiel Ramos Mexía. En la década del 30 logró unir por medio del ferrocarril a Bariloche con Viedma. De esa época es “La Trochita”.

Declarado Monumento Histórico Nacional, la formación recorre 400 kilómetros desde  Ingeniero Jacobacci y Esquel. Se hizo famoso a escala internacional a partir de 1978 gracias a la publicación de la novela “El Viejo Expreso Patagónico” de Paul Theroux.? Es uno de los ferrocarriles en funcionamiento más australes del mundo.