Por lo general, los musgos se consideran una amenaza para los jardines y tienden a ser erradicados, excepto para un equipo de diseñadores y científicos de la Universidad de Cambridge, Inglaterra, quienes desarrollaron una manera de aprovechar la energía del musgo, mediante una tecnología denominada Biophotovoltaics (BPVS), en una mesa o ‘tabla de musgo’: Moss (musgo) Biophotovoltaic.

Durante la fotosíntesis el musgo libera algunos de estos compuestos orgánicos en el suelo que contiene bacterias simbióticas que descomponen los compuestos y liberar a los subproductos que incluyen electrones. La propuesta del equipo de dicha universidad es capturar esos electrones para producir electricidad. Dirigido por Alex Driver y Carlos Peralta, del Instituto Biotecnologia, y Paolo Bombelli del departamento de Ingeniería Química, este proyecto busca convertirse en una alternativa competitiva a las tecnologías convencionales renovables como los biocombustibles, en los próximos diez años. 

La tabla de musgo sugiere un mundo en el que las tecnologías energéticas biotecnológicas híbridas cubran nuestras necesidades diarias de energía de una manera limpia y respetuosa con el medio ambiente. 

Por ahora este dispositivo de energía biofotovoltaica solo puede encender pequeñas luces de descanso o relojes, pero ya trabajan en un dispositivo que sirva para hacer trabajar artículos electrónicos más grandes como televisores, radios o computadoras, como la ‘Plantalámpara’ de Perú, o E-Kaia, el cargador de celulares en Chile.