Con miras a un futuro viaje tripulado a Marte, la agencia espacial estadounidense NASA comenzó a desarrollar un equipo para producir oxígeno a partir del abundante dióxido de carbono presente en la superficie del planeta rojo.

Así la agencia espacial trabaja en el MOXIE (Mars Oxigen In situ Experiment), un dispositivo para producir oxígeno en la misma atmósfera marciana a partir del dióxido de carbono, un gas presente en un 96% en ese planeta. Por su parte, el oxígeno sólo alcanza el 0.13%, frente al 21% de la atmósfera terrestre.

Una versión pequeña del dispositivo sería incluida en las próximas misiones no tripuladas para así ser testada en ese planeta.
Con una potencia de 300 vatios y una tasa de producción de diez gramos por hora, el Moxie recoge CO2, lo comprime y lo somete un proceso electroquímico a más de 800 grados para producir oxígeno por electrolisis.

El administrador principal en la NASA, Robert Lightfoot, explicó que si el Mars 2020 da buenos resultados, ya tiene diseñados equipos Moxie hasta 100 veces más grandes para comenzar a preparar la llegada al planeta rojo.

Aseguran que el oxígeno podría comenzar a ser producido con antelación a la llegada de los colonizadores espaciales y no solo les permitiría vivir, sino que podría significar una mejora logística a la hora de preparar la vuelta a la Tierra.

“Cuando enviemos seres humanos a Marte, querremos que regresen sanos y salvos, y para eso necesitan un cohete para salir de allí. Un propulsor de oxígeno líquido es algo que alimentar allí mismo y, de esta forma, no tendríamos que llevarlo con nosotros. Es mucho más fácil, llevar un tanque de oxígeno vacío y llenarlo en Marte”, explicó Michael Hecht, científico a cargo de Moxie.