“El Gran Chaco abarca unos 650.000 kilómetros cuadrados repartidos entre Argentina, Paraguay, Bolivia y Brasil, lo que lo convierte en el bosque seco más grande de Sudamérica. Se compone en gran parte de arbustos y árboles caducifolios que proporcionan hábitat a miles de especies de plantas y cientos de especies animales. Los nativos wichi han cazado y recolectado en esta tierra durante décadas”, detalla la Administración Nacional de la Aeronáutica del Espacio (NASA) que mostró las imágenes satelitales del Chaco salteño en los años 2000 y 2019.

En nuestro país, esta región abarca las provincias de Chaco, Santiago del Estero, Formosa, norte de Santa Fe, Córdoba y San Luis, oeste de Salta, Tucumán, La Rioja y Catamarca, y el este de Corrientes. Las imagenes difundidas por la NASA muestran los bosques devastados principalmente en Salta, Chaco y Santiago del Estero.

2000

2019

foto satelital desmonte

Las fotografías fueron capturadas con el instrumento Espectrorradiómetro de imágenes de media resolución (MODIS por sus siglas en inglés) a bordo del satélite Terra de la NASA. En estas se observa el amplio desmonte que hubo en la provincia durante 20 años para el cultivo de soja y la cría de ganado, y recuerda que en 2007 Argentina promulgó una “ley forestal” que ordenaba a los gobiernos locales regular la expansión agrícola a gran escala pero investigaciones científicas indicaron que las provincias no cumplieron la ley en ciertas zonas protegidas y que “en algunas zonas experimentaron un aumento en la deforestación después de aprobarse la ley.

La NASA informó que “los estudios indican que la producción de soja fue el impulsor directo de la deforestación del bosque en la década de 2000. A medida que los productores de soja se sintieron más presionados a mantenerse al día con la demanda mundial, necesitaron hallar más terreno sin explotar y comenzaron a talar bosques y regiones áridas”.

Recordemos que recientemente un monitoreo de deforestación en el norte de Argentina de Greenpeace reveló, a través de la comparación de imágenes satelitales, que entre el 15 de marzo y el 30 de abril (en plena cuarentena) se desmontaron 9.361 hectáreas, una superficie similar a la de media ciudad de Buenos Aires.