Un estudio realizado por la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), con la asistencia técnica del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), concluyó que no hay contaminación con cianuro en dos cauces de agua que analizó tras el derrame que se produjo en Veladero, provincia de San Juan.

El organismo es considerado la principal autoridad ambiental del mundo, desde 2013 formula auditorías en Veladero, Casposo y Gualcamayo por un convenio con el Gobierno provincial. Los resultados coinciden con los que ya habían obtenido entidades públicas y laboratorios del sector privado, según informó el Diario de Cuyo.

Las dos muestras que dieron negativo se tomaron el 18 de septiembre (5 días después de la fuga) en cursos de agua de Angualasto y el Río Blanco, que a su vez alimentan el Río Jáchal, donde los pobladores temen que haya altas concentraciones de cianuro. Los resultados fueron comparados con los obtenidos en los mismos lugares el 15 de junio en el marco de los controles periódicos que hace la UNOPS y según sus propias conclusiones, “los valores hallados no presentan desviaciones respecto a las determinaciones analíticas precedentes, considerando en particular los valores de cianuro y sus derivados; metales totales y disueltos; compuestos orgánicos e inorgánicos y parámetros físico-químicos“.

Anteriormente, el municipio de Iglesia y la Policía Minera tomaron muestras en Iglesia y Jáchal y las mandaron al laboratorio de la Universidad Católica de Cuyo al Cipcami respectivamente y en ambos casos, los resultados arrojaron que no había contaminación. Mientras que Obras Sanitarias midió el estado del agua potable en el departamento norteño y a través de dos laboratorios privados, concluyó que no tiene ningún vestigio de cianuro y que sigue siendo apta para el consumo humano.