No será fácil olvidar este verano en La Pampa, las altas temperaturas y la falta de lluvia producen uno de los peores incendios de toda su historia. En las últimas horas se confirmó que existen tres focos activos y desde noviembre último ya se han quemado 900.000 hectáreas.

Debido al volumen de campo incendiado, el gobernador Carlos Verna ha declarado gran parte de la provincia “zona de emergencia” o “desastre agropecuario” Los departamentos afectados a esta regulación son Atreuco, Hucal, Caleu-Caleu, Toay, Utracán, Lihué Calel, Curaco, Chalileo y Chical-Co, ubicados en el este, centro, sur y oeste de La Pampa.

Los nuevos fotos se produjeron en los campos “Don Tomás” en la ruta 11 y 12, “El Carancho”, ruta 152 y 24; y “Maragoto” y Parques Nacionales en la zona conocida como Lihuel Calel. Desde Defensa Civil, a través de su subdirector Damián Bollak, aseguró a la prensa que “hubo incendios intencionales y desde Defensa Civil se hicieron las denuncias correspondientes”,

“La mayoría de los incendios se generaron por tormentas eléctricas, y aseguró que “para los próximos días se esperan lluvias, así que por ahora hay un panorama alentador”.  En la apertura de las sesiones parlamentarias, el gobernador Verna confirmó que se realizaron 46 denuncias por incendios forestales y completó que “hicimos mucho, pero falta mucho por hacer. Nos hacemos cargo de nuestras falencias, pero los productores deberán hacerse cargo de las picadas no realizadas o no mantenidas”.