El Gobierno de La Pampa, a través de tres áreas gubernamentales, procedió a realizar el muestreo de agua subterránea en la zona cercana a la localidad de Vértiz, donde fueron hallados enterrados los envases de estos productos sumamente peligrosos para la salud, utilizados en la producción agropecuaria.

Más de 400 bidones de glifosato (el herbicida sobre el cual la OMS ya advirtió que puede causar cáncer) y otros venenos fueron desechados de ese modo, por lo que se abrió una investigación para determinar el rol de la empresa Ferroexpreso Pampeano. Las muestras serán enviadas a laboratorios provinciales.

El trabajo, que se realizó bajo orden judicial con presencia policial y de testigos, fue llevado adelante por profesionales de la Secretaría de Recursos Hídricos, la Administración Provincial del Agua, la Subsecretaría de Ambiente y la directora de Monitoreo, Inspección y Control Ambiental, Carina Ré.

La directora de Investigación Hídrica, Pamela Pratts manifestó que “las muestras de agua fueron tomadas para determinar en laboratorio diversos elementos fisicoquímicos, como organosfosforados, glifosato, entre otros, para investigar la posible presencia de los mismos, siendo remitidas a laboratorios de referencias de las ciudades de Santa Rosa y General Pico”.

Recordemos que la semana tuvo lugar un hecho similar. Fueron hallados 1700 envases de glifosato, atracina y 24d, entre otros venenos, acopiados de manera indebida en proximidades de la escuela rural N° 11 “Manuel Belgrano” del paraje Balcarce, provincia de Buenos Aires.