Los encuentros tienen siempre un motivo. El de este viernes 9 de agosto en La Pampa servirá para reafirmar la importancia de la provincia del caldén en el mapa de las energías verdes producidas en la Argentina. Pero, además, tiene un carácter más motivador: se trata de empresas pequeñas y medianas las que potencian este tipo de combustible renovable.   

“Este primer evento forma parte de un plan de encuentros trimestrales que la Cámara organizará en diferentes provincias del país en que está activa la producción PyME de biodiésel. El objetivo es recorrer todas las plantas argentinas y conocer la situación de cada una. De esta manera,podremos medir el impacto de la industria en cada localidad y analizar cómo el sector puede colaborar al desarrollo de sus comunidades”,  aseguró el Dr. Francisco Jáuregui, Director Ejecutivo de CEPREB, la Cámara de empresas PyME Regionales Elaboradoras de Bicombustibles (CEPREB), la entidad organizadora del encuentro.

Del encuentro participarán representantes de las 20 empresas socias, entre las que se encuentran las locales ENRESA y Pampa Bio y autoridades locales relacionadas con la producción de biodiesel. Además, están invitados el gobernador provincial, Oscar Jorge, el Ministro de la Producción, Abelardo Ferrán.

La CEPREB, la institución organizadora, agrupa a las empresas argentinas que transforman el aceite de soja en biodiesel para abastecer al mercado local de combustibles. Constituida en 2013, CEPREB busca promover la unión empresaria para el fortalecimiento de la industria, fomentar la producción sustentable de biocombustible, promover el crecimiento sostenido de las economías regionales e impulsar el uso de energías renovables. Presidida por Carlos Paredes (de la empresa Aripar Bio), la organización está conformada por 20 pequeñas y medianas.

La Pampa pisa fuerte

La Pampa es una de las provincias adheridas al régimen nacional de promoción de biodiésel: armó dos plantas de última generación y, a través del otorgamiento de créditos, se convirtió en la tercera productora de biodiésel hecho por PyMEs, superada sólo por Santa Fe y Buenos Aires. Y ocupa el cuarto lugar en el ranking de provincias productoras de biodiesel a nivel nacional, por debajo de Santa Fe, Buenos Aires y Santiago del Estero.

A ese proceso lo acompaña con una fuerte profesionalización del sector, a partir de la evolución de una explotación primaria a una industrialización agrícola, se ve reflejada en la integración de la cadena productiva. Las plantas extrusoras de aceite de soja que funcionan hoy en La Pampa generan valor agregado al campo argentino, permitiendo la ocupación de mano de obra calificada y el empleo profesional. Su desarrollo colabora así con la descentralización de la producción y evita la migración de las poblaciones rurales a otras ciudades argentinas.

Fotos: Archivo El Federal