La XVIII Exposición Ganadera Agrícola e Industrial de la Comarca Viedma-Carmen de Patagones, sirvió para cosechar una definición que bien pude definir el lineamiento futuro de la política productiva de Río Negro y en ella el de toda una región. “Con el cierre de la barrera sanitaria en el momento justo, va a cambiar la historia de la Patagonia Norte A”, dijo el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Río Negro, Haroldo Lebed.

El funcionario se refiere a la significación de tener dos provincias, Río Negro y Neuquén, declaradas como zonas libres de aftosa sin vacunación. “A partir del corrimiento definitivo de esa barrera y la unificación de las zonas sanitarias, el crecimiento de la ganadería en la Patagonia Norte A será aún más fuerte y nos dará una previsibilidad a 30 años, que no es poco”, aseguró el ministro.

En la zona cerrada hay unas 150 mil cabezas de ganado bovino, un número que, según indicó el funcionario, fue creciendo tras el cierre de la barrera. Y anunció que en Río Negro la cantidad de vacas se va a incrementar en su provincia y también en Neuquén y en Carmen de Patagones.

“Vamos a tener posibilidades de exportar al mundo carne propia de la mejor calidad. Para nosotros, tener la sanidad animal y mostrársela al mundo, es más que importante”, se envalentonó el ministro.

Pero no todas son rosas para el mundo de la carne. Consultado por la relación con la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), luego de las medidas de fuerza que implicaron el levantamiento de los controles en las barreras sanitarias, Lebed consideró que “a partir de la primera reunión en Nación con el jefe de Gabinete del Ministerio de Agricultura, Héctor Spina, se generó un espacio de diálogo y eso es muy bueno”.

“Que quede claro que la defensa de la barrera va a ser a ultranza. Y espero que tengamos en el corto plazo lo que más importa, la visita de la Unión Europea para que se reconozca a la Patagonia como única. A partir de ahí vamos a poder hablar otro idioma, sin que nadie resigne nada”, finalizó el funcionario.