A veces no sabemos qué hacer con lo que tenemos a mano, de tan a mano que está. Eso ocurre con el sol. Sobre todo en la ciudad de Buenos Aires, la gente no sabe qué hacer con el sol, a pesar de que es una fuente de energía usada en muchas provincias argentinas como principal recurso para volver sustentable una vivienda. Por suerte, eso no es lo que ocurre en La Plata, al menos en la Universidad Nacional de esa ciudad, adonde sí saben qué hacer con la energía solar. Porque en el marco del programa de Interconexión a Red de Energía Solar Urbana Distribuida (IRESUD), la Universidad Nacional de la Plata (UNLP) quiere convertirse en la primera casa de estudios del país autoabastecida a partir de fuentes limpias.

Por eso instaló 72 paneles solares montados en la Facultad de Informática de la institución, que cubren un 20 por ciento del consumo total de dicha dependencia. “Se trata de un primer paso que puede considerarse pequeño, pero no deja de ser prometedor. La meta es satisfacer todas las necesidades energéticas de la universidad con energía verde”, aseguró Javier Díaz, decano de la Facultad ubicada en 50 y 120, en plena ciudad de las diagonales.?

Los paneles fueron instalados en la terraza de dicha sede, sobre una estructura de hierro. Compuestos por módulos de silicio cristalino de origen italiano, están formados por 60 celdas de aproximadamente 1,7 metros de alto por 1 metro de ancho. En conjunto, generan una potencia pico de aproximadamente 17 kilowatts (Kw).?“Además de mostrar la viabilidad de un suministro de energía limpia y sustentable, este proyecto tiene un alto impacto educativo entre nuestros alumnos, ya que la instalación se ha realizado resaltando su visibilidad, el diseño de los paneles, la eficiencia energética y su relación con el clima a través de las mediciones efectuadas con la estación meteorológica”, puntualizó.

A decir del titular de la UNLP, Fernando Tauber, la iniciativa se enmarca en la agenda ambiental que tiene la entidad. “Es una muestra más de nuestra constante preocupación por el desarrollo, la investigación y utilización de fuentes de energía renovables”, resaltó.

Integrado por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y las firmas Aldar, Edenor, Eurotec, Qmax y TE Connectivity, la red de instituciones que lleva adelante este programa está investigando para implantar los primeros proyectos piloto de energía solar en áreas urbanas y periurbanas de todo el país. El objetivo es demostrar que un nuevo modelo energético es posible.?

Este emprendimiento de generación fotovoltaica en la Facultad de Informática no es la única propuesta vinculada con el desarrollo de energías alterativas que promociona la UNLP: el laboratorio de óptica de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la misma universidad planea montar sistemas ópticos concentradores de energía solar para garantizar la iluminación exterior del predio donde funcionan las Facultades de Psicología y de Humanidades.?