La Plata quiere reducir sus residuos urbanos sólidos y para lograr esto un grupo de concejales presentó el proyecto “Re-Bote-YA”. La idea es instalar lugares fijos en toda la ciudad para que los vecinos puedan depositar las botellas plástico, cooperativistas las recolectarán y luego las llevarán a una planta para su reciclado. 

Una de las autoras del proyecto, la concejal Florencia Roillé explicó que este programa está dentro de un macro proyecto de ideas que tienen que ver con la mejora en el medio ambiente platense. Roillé también presentó otros proyectos como el Sistema Inteligente de Recolección de Residuos, el Plan Integral de Bicicarriles, el programa Bolsa Plástico Cero y el que regula e incentiva la Energía Solar.

En el cuerpo del proyecto se exponen algunas verdades incuestionables acerca de lo daniño que son los envases de PET para el medio ambiente. “Una botella plástica tarda unos 700 años en descomponerse. El 90% del costo del agua embotellada es por la botella y el 80% de las botellas no se reciclan, ya que millones van cada año a la basura.”

Para hacer mil millones de botellas de PET se necesitan 100 millones de litros de petróleo. El daño que produce a nuestro planeta el envase de PET es enorme, presente en todos lados y eje central de campañas de publicidad de muchas compañías que promueven su uso, el plástico genera contaminación.

El programa ReBoteYa tiene como fin de disminuir los envases de PET en La Plata “Estamos buscando diferenciar su acopio fuera del resto de los residuos domiciliarios habituales”, explica Roillé. “Para lograrlo se plantea un sistema de recolección especial que constará de una jaula de deposición cada seis cuadras coincidentes con los vértices de las plazas existentes en forma simétrica y a esa misma distancia donde no las hubiere, pudiendo el municipio ampliar esa cantidad mínima de acuerdo a la demanda real que finalmente se verifique”

Las estructuras donde se depositaran las botellas serán jaulas de metal con un color que las identifique. Los encargados de recolectar las botellas serán cooperativistas que de esta forma podrán obtener un ingreso. En este sentido el proyecto plantea la inclusión laboral de mano de obra que hoy se encuentra desocupada. La municipalidad será la encargada de contratar a las cooperativas y estas al facturar quedaran exentas de impuestos municipales.