Restaurantes, casas de comida, bares, hoteles y clubes, son generadores diarios de aceite vegetal usado (AVU). El Plan BIO, una iniciativa del organismo ambiental de la Provincia de Buenos Aires (OPDS) en La Plata, tiene el objetivo de recuperar y reciclar este aceite, ya que es un residuo contaminante que puede ser transformado en Biodiesel de segunda generación, un combustible que resulta menos agresivo para el ambiente ya que no requiere el uso de derivados del petróleo.

El AVU posee un alto valor comercial y los recursos que se generan por su venta son destinados a las diferentes organizaciones sociales que se adhieren para ser las encargadas del acopio y recolección del aceite tales como comedores escolares, hogares de ancianos, cuarteles de bomberos voluntarios, talleres protegidos, entre otros.

El aceite se lleva a Puntos Verdes dispuestos en la ciudad, donde se acopia para ser transportado a una planta que lo convierte en un combustible limpio y renovable.

El aceite vegetal que se utiliza en las cocinas de cualquier casa o restaurant no puede ser reutilizado en la elaboración de alimentos, ya que es perjudicial para la salud. A su vez, su eliminación en la red cloacal contamina el agua provocando la muerte de peces y flora acuática.

Hoy en día tenemos alrededor de 100 municipios participando del plan Bio por adhesión voluntaria. De esta manera evitamos, contaminación de cuerpos de agua, obstrucción de los sistemas cloacales y la reutilización ilegal del aceite en cadenas alimenticias. Por otro lado, recuperamos energía a través de un residuo: Biodiesel de segunda generación lo que significa una reducción del 48 % en emisión de CO2”, explicó el Subsecretario de Planificación Ambiental y Desarrollo Sostenible de la provincia, Martín Boccacci.

El último año, la recolección aumentó a nivel provincial un 30%, alcanzando los 10 millones y medio de litros, gracias al impulso que se le está dando al programa desde la Provincia y también al interés de vecinos y del sector gastronómico por partcipar.

El Biodiesel a partir de AVU evita las emisiones asociadas a cambios de uso de suelo, principal variable crítica del Biodiesel convencional (1° generación). A su vez, en términos de emisiones GEI la reducción por reemplazo de Biodiesel 2G oscila entre el 20% (B20) y el 85 % (B100) respecto del diesel derivado de Hidrocarburos.

Muchos vecinos se están sumando a esta iniciativa almacenando el aceite de manera segura en envases plásticos tipo PET (botellas de agua mineral, aguas saborizadas, gaseosas). Los recaudos que deben tomar es asegurarse que el AVU esté frío, sin restos de comida u otros materiales sólidos y sin mezclar con agua u otros líquidos.