La modalidad de las ferias de frutas y verduras convocó a cientos de personas durante 2018 en Constitución, Plaza de Mayo, Once y otros espacios públicos. Aunque desde este año el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires le negó a la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) los permisos para realizar esta actividad, ya que se “ensucia la plaza”.

La UTT agrupa a unos 10 mil pequeños productores en todo el país. El 95% de estos no tienen tierra propia, si no que alquilan y arriendan las tierras en las que producen, a un costo que en la Argentina de hoy se hace muy difícil de afrontar, ya que no existen medidas que protejan esta actividad. Por el contrario, las medidas que implementa el gobierno generan una competencia desleal a través de las importaciones y los beneficios a los grandes productores, como por ejemplo la rebaja en las retenciones al negocio de la soja.

Hoy cerca de las 11 de la mañana un grupo de feriantes pertenecientes a la UTT se dispusieron a descargar los cajones de verduras que pensaban vender a $10 en Plaza Constitución, lo cual fue impedido por el personal de Espacio Público y terminó con la policía de la ciudad arrojando gas pimienta y balas de goma sobre los trabajadores.

“Desde ayer les dijimos que no estaban autorizados a hacerlo y hoy quisieron instalarla igual”, justificó a los medios Marcelo D’Alessandro, secretario de Seguridad porteño.

Mientras que el precio de los alimentos no para de subir es inadmisible impedir que las familias agrícolas vendan su producción de manera directa para que los consumidores puedan comer. Las familias campesinas y productoras de la UTT permitieron que más de 200 mil personas accedan a verduras recién cosechadas a tan sólo $10. Organizaron feriazos en más de 100 plazas de todo el país. El único gobierno que los prohibió fue el de Horacio Rodriguez Larreta.”, indicaba el comunicado de la UTT que invitaba a la asamblea de hoy en Plaza Constitución.

Fotos: UTT