La Organización de las Naciones Unidas (ONU) asegura que las aguas residuales son una fuente asequible y sostenible de agua, energía, nutrientes y otros materiales recuperables, y que las tecnologías de vanguardia presentan importantes oportunidades de economía circular para ciudades y asentamientos humanos.

En esta ocasión, la compañía limonera Citrusvil S.A., que implementó un sistema de tratamiento del efluente líquido que resulta de sus procesos productivos a partir de la tecnología de Fluence, compañía líder en el tratamiento descentralizado de aguas, efluentes y reúso.

Dicha tecnología permite tratar el biogás generado con los efluentes, y abastecer así a dos cogenereradores eléctricos que proveen energía limpia a la empresa y a la población circundante, como hogares, empresas y espacios públicos cercanos. La potencia generada es de 3MW.

El resultado es además una significativa reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, y una mejora en la calidad del aire y del agua, al reemplazar las fuentes fósiles.

Es nuestro primer proyecto en pulimento de biogás en América del Sur y el primero en energía renovable en Argentina. Además, estamos en la construcción de la primera planta de conversión de residuos industriales en energía renovable con un reactor anaeróbico que generará biogás a través de la fermentación de los residuos de frigorífico. Ambos proyectos son innovadores y no hay precedentes en la región. Confiamos y apostamos en que varios proyectos similares puedan seguir el camino que Citrusvil ha empezado”, expresó Alejandro Sturniolo, VP de Marketing y Ventas de Fluence Sudamérica.

Construida a medida, la tecnología en cuestión ocupa poco espacio y es fácil de operar. Lleva a cabo una desulfuración biológica que realiza un consumo de químicos menor del 80% comparado a plantas convencionales y elimina el ácido sulfhídrico del biogás para que sea utilizado como energía renovable. Esto es aplicable a cualquier sector de la industria agropecuaria y contribuye con uno de los desafíos más importantes en Argentina, hoy dependiente en su mayoría de los hidrocarburos: lograr que el 20 % de la matriz de generación de energía eléctrica nacional provenga de energías renovables para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, meta plasmada en la Ley n.° 27191.