Por Leandro Vesco / Fuente: La Noticia1- IngogeI

El drama de las inundaciones vuelve a hacerse presente en la provincia de Buenos Aires, con epicentro en las localidades de San Antonio de Areco, Arrecifes, Pilar y Exaltación de la Cruz, donde 1600 personas fueron evacuadas, a raíz de las intensas lluvias que provocaron el desborde de los ríos, el anegamiento de calles y las Rutas 8 y 9 sin posibilidad de circulación y, por si fuera poco, el Servicio Meteorológico pronosticó nuevas tormentas para estos días. 

Los 450 milímetros que cayeron de golpe en San Antonio de Areco sacaron a la luz los problemas estructurales y la inexistencia de un plan hídrico para contrarrestar situaciones como estas. A través de Facebook y Twitter, los vecinos hicieron sentir su malestar tras ver las calles “inundad de bote a bote”.

“La gente tiene que salir sólo para colaborar”, fue el pedido del intendente de San Antonio de Areco Francisco ‘Paco’ Durañona, quien reconoció que “ya estamos habituados a las inundaciones y prevemos cortes de luz y evacuaciones”.

El jefe comunal apuntó contra los efectos nocivos que provoca el sector agropecuario en la tierra. “Sabemos que el modelo imperante de producción en el campo, la siembra directa produce una cierta impermeabilización del suelo que hace que el agua se escurra con más velocidad. Hoy en día los espacios que estaban previstos para la retención natural son zonas de producción”, se justificó diciendo que en su municipio se habían hecho obras hídricas. Pero reconoció que “falta todavía, pero hemos avanzado”.

Son más de 800 los evacuados en este distrito, y la gravedad de los hechos fue tal que el cuerpo de bomberos local debió montar un puente improvisado para que el hospital no quedase aislado. Ya que la gente sólo podía llegar en bote al nosocomio.

La situación también es alarmante en Pilar, donde los barrios más afectados fueron Villa Verde, Río Luján, Amancay y Manzanares. De manera obligada, el intendente Humberto Zúccaro debió suspender su campaña, al tiempo que declaró este viernes la emergencia hídrica en ese distrito. Pero el hecho trágico fue la muerte de un chico de 11 años que había caído a un arroyo, como consecuencia de la abrupta crecida. El niño era buscado intensamente desde el jueves, tras ser arrastrado por las aguas del arroyo Garin, y fue encontrado sin vida ayer a la altura de la localidad de Maquinista Savio, en el partido de Escobar, a unos 40 kilómetros de donde desapareció, informaron los bomberos de Pilar.

En Exaltación de La Cruz, la imagen más resonante fue en el kilómetro 90 de la Ruta 8, zona en que la cinta asfáltica se vio cortada por completo, y el incesante paso del agua puso en urgencias al Municipio, que debió demoler un tramo para evitar el colapso. Según la información proporcionada de esa localidad, llovieron 195 milímetros en menos de cinco horas.

“Es la inundación más grande de los 40 años. Venció el terraplén del ferrocarril y eso provocó el ingreso del agua al pueblo”, precisaron desde el cuerpo de bomberos.

Por su parte, el Ministerio de Planificación Federal de la Nación instaló en San Antonio de Areco dos generadores de 1.000 kW cada uno “en forma preventiva por interrupciones del suministro en lugares puntuales y por solicitud de Defensa Civil a la distribuidora eléctrica local Ceop”, según informó. También dispuso el envío de dos camiones cisternas para proveer agua potable, así como dos mil bidones de agua y cinco mil sachés provistos por Aysa, además de personal de la cartera para coordinar la asistencia.

Para hacer frente al corte de la ruta nacional 8 –que conecta el norte bonaerense con el sur de Santa Fe y Córdoba– producido por rotura del pavimento en el kilómetro 87, el Ministerio dispuso el traslado “en forma urgente de un puente tipo Bailey, que ya está en camino y arribará en las próximas horas. Asimismo, personal de Vialidad Nacional realizaba desvíos o interrupciones parciales en la ruta nacional 9, cortada a la altura de Campana. Se desviaba el tránsito a Rosario y Córdoba por la ruta 12.

Como decíamos en un informe que está públicado en esta misma página algunos días antes, periodistas de El Federal había transitado por varios partidos bonaerenses que tenían problemas con el agua, problemas que venían arrastrando desde octubre pasado. El escenario deja a una provincia sin capacidad para generar soluciones en un problema que es recurrente y que los especialistas sabían, la corriente del Niño iba a provocar lluvias este año y lo seguirá haciendo. La más trascedente ahora es que el agua que permanece en los caminos vecinales queda allí por meses y los vías de acceso a los pequeños pueblos se ven afectadas por la acomulación de agua que provoca la incomunicación. La única solución que esperan los habitantes de estas comunidades no es ayuda estatal, que saben que no llega, sino sencillamente que deje de llover.