Aunque el gobierno de San Juan suspendió la actividad de la mina Veladero, sólo se trata del uso del cianuro. La mina continúa explotando oro y plata, a raíz del último derrame de agua cianurada el presidente de la compañía Kelvin Dushinisky viajó en secreto hasta San Juan para entrevistarse con el gobernador Sergio Uñac, quien rechazó el plan ambiental que este algo ejecutivo vino a presentar. Para la Asamblea Jáchal No Se Toca, el derrame aún seguiría existiendo en la mina.

Como es costumbre de la empresa, Barrick Gold no informó que vendría su presidente para proponer un plan integral para mejorar la política ambiental en Veladero, quien jamás emitió un comunicado oficial acerca del derrame de la semana pasada en la mina, a raíz de este hecho el juez de Jáchal Pablo Ortija realizó una inspección ocular en la mina, particularmente donde se produjo la rotura del caño que derramó agua cianurada con restos de plata y otros metales pesados.

Según trascendió en la reunión entre Uñac y Dushisnisky se analizó en forma especial el último derrame, en un parte de prensa, la Secretaría de Comunicación Pública de San Juan expresó que “se analizó la situación del funcionamiento operacional de Veladero a raíz de los eventos de público conocimiento. Los directivos expusieron un plan de trabajo en ese sentido, que luego de ser discutido por las autoridades provinciales fue desestimado“, también se informó que habrá una segunda reunión en donde también participarán funcionarios nacionales, pero no se informó qué temas se tratarán.

Kelvin Dushnisky asistió a la reunión con Uñac acompañado por Manuel Rocha, vicepresidente Senior de Barrick, y Fernando Giannoni, director Ejecutivo para Argentina de la compañía canadiense. La presencia de los más altos funcionarios de Barrick Gold se da tras la insistencia del gobernador de San Juan para que en una misma mesa estuvieran presentes las máximos titulares de la firma canadiense para trabajar en una agenda abierta sobre la problemática ambiental en Veladero.

El nuevo derrame se produjo el 28 de marzo y horas después el gobernador Sergio Uñac argumentó que “seremos inflexibles en el cuidado del medio ambiente” En concreto se le pide a la minera que recambie las cañerías que debieron ser removidas en el derrame de septiembre de 2016 y que transportan la llamada “materia rica” que es una solución de agua cianurada con oro y plata. La mina ha suspendido su actividad en la relativo al cianuro, pero continúa explotando la montaña.

Por su parte, la Asamblea Jáchal No Se Toca, que es el colectivo ambiental que viene denunciando las irregularidades de la Barrick Gold en San Juan emitió un comunicado en donde pone el tele de juicio que el derrame haya sido controlado:

“Ante la inquietud de diversos actores relacionados a la lucha socioambiental, tanto locales como nacionales e internacionales, desde este espacio público hacemos un pedido de informes a todas las autoridades competentes para proveerlo y a todas aquellas que sin serlo puedan requerirlo, para que se de a conocer sobre:
1-Momento de inicio y finalización del último evento ocurrido en la mina Veladero, con fecha 28/03/17 , declarado como rotura de cañerías con derrame de solución rica.
2- Y sobre su continuidad hasta la actualidad.
Lo hacemos en el marco de informaciones cruzadas y de diversas fuentes que sostendrían que dicho evento NO HA SIDO CONTROLADO y persiste hasta hoy.
Rogamos difusión puesto que nos ha servido en otras oportunidades para que desde los órganos competentes “informen” sobre situaciones que de otro modo permanecen en la clandestinidad”