El agua cristalina, el horizonte turquesa del mar argentino, los diferentes senderos, la colonia de lobos marinos y los chorros de agua que desprenden las ballenas que eligen este lugar hacen de la Reserva Punta del Marqués uno de los destinos más atractivos para aquellos que buscan tranquilidad, playas desiertas y participar de la comunión natural de ser parte de un entorno único.

Punta del Marqués está a dos kilómetros de Rada Tilly, el balneario más austral de nuestro país. Llegar a este destino supone un despertar de las emociones. La meseta patagónica, que alcanza casi 200 metros de altura, penetra dos kilómetros en el mar, allí se produce un refugio natural para distintas especies que viven como el primer día que estuvieron en el mundo. El mar, de un intenso azul, se calma y ayuda a los lobos marinos a reproducirse.

La playa desborda de paz, la tranquilidad es absoluta. Las ballenas se ven cerca de la costa. El viento patagónico -que traslada sonidos y aire puro- empuja los pasos de los visitantes invitándolos a los distintos senderos que se ven en la costa. No es difícil ver animales alrededor de estos caminos, mirando con curiosidad a los solitarios que eligen caminar por estas huellas. Zorros, guanacos, albatros, petreles, y gaviotas, son algunos de los pobladores de estas tierras que se acercan a la Punta a buscar alimento.

Hay un circuito de miradores que proponen extender los dominios de la mirada hasta al infinito. El mar argentino, el cielo y a lo lejos las casas de Rada Tilly, el paisaje es inabarcable y la maravilla de la naturaleza hechiza los sentidos. La Reserva tiene un refugio y un centro de interpretación. “La observación de cetáceos es uno de nuestros objetivos. Aquí hemos registrado ejemplares de ballena Franca Austral y ballenas de las especies Jorobada y Sei, así como delfines y toninas y en algunos casos, y hasta Orcas, que son nuestra figurita difíciles, pero que las hemos podido captar en varias ocasiones”, explica Alberto, uno de los guardafaunas de la Reserva.

El nombre de la reserva es un homenaje al marino español Francisco Javier Everando-Tilly y García de Paredes, más conocido como Marqués de Casa Tilly en España, quien durante los 1794 y 1795, combatió y batió a la Armada Portuguesa en el Río de la Plata. El destino es una alternativa para los aquellos turistas que llegan a Comodoro Rivadavia, donde además existe una importante oferta hotelera. La gastronomía es un atractivo más, las langostinos de la costa son deliciosos y los menúes de los restaurantes ofrecen especies y frutos de mar frescos.