Hannen Nasser comenzó hace dos meses una nueva vida. La que dejó en Siria estaba marcada por la violencia y la inhumanidad, el 15 de Julio logró salir de su país y hoy en el pequeño pueblo pampeano de Parera, de 2000 habitantes puede pensar en su futuro aquí en la Argentina, un país con muchos defectos pero con el beneficio de ser siempre receptor a toda persona que desee tener una segunda oportunidad.

La joven siria, de 24 años, se convirtió en la primera refugiada en llegar a nuestro país. Su foto se viralizó en forma inmediata. Su rostro, ni bien bajó a Ezeiza no pudo ocultar el asombro de tener a todo un país mirándola. “La primera semana en Argentina fue muy difícil dormir, casi imposible, por el asedio de la prensa; en la segunda quincena de julio estuve enferma, con una gripe muy fuerte, pero ya me recuperé y ahora ya estoy bien para seguir

Ahora cuando todo aquel asedio de los medios se fue calmando, Hannen puede decir más calma: “En Argentina encontré paz y tranquilidad” María Belén Nazer, su prima fue el puente para que su vida tuviera este cambio, gracias a ella hoy puede estar viviendo en la bucólica realidad pampeana.

Hannen piensa en su futuro. La guerra, las sirenas que alertan la inminencia de un bombardeo, los gritos y la incertidumbre de no saber si al día siguiente estará con vida, todo esto forma parte de un pasado que parece pertenecer a otra mujer. Allí en Siria estudiaba fotografía y supone que es un buen comienzo. “Quiero seguir con la fotografía, seguramente ese será el camino”, comenta en una entrevista.

Su familia logró salir de Siria y vive en Beirut, pero quiere tenerlos a ellos aquí, se mantienen en contacto con las redes sociales. Pero seguramente se le adelante su hermana, que está pronta a recibirse de ingeniera civil. “Lilian se recibirá de ingeniera civil en la Universidad de Damasco y podría llegar a principios del 2017, y luego vendrá mi hermana Tarek, el menor”

La adaptación al pueblo pampeano no fue difícil. Enseguida se sintió cómoda, sobre todo por el clima. En el año 2012 su prima la contactó, cuando buscaba familiares. Hannen forma parte del Programa Especial de Visado Humanitario para Extranjeros Afectados por el Conflicto de la República Árabe Siria, para llegar al país su prima debió postularse como “Familia Llamante”, y de esta manera lo pudo recibir en su casa.

A dos meses de su arribo al país, la solidaridad de su familia pampeana le da la oportunidad de repensar un futuro sin bombas ni muerte.