La Ciudad de Buenos Aires celebró el aniversario 32 de la Reserva Ecológica Costanera Sur, en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio).

Creada en 1986, se trata de la primera Área Natural Protegida de la Ciudad, el sitio con mayor biodiversidad, con 350 hectáreas compuesta de lagunas y bañados, bosques de alisos y cortaderales, más de 575 especies de plantas y 385 variedades de animales, declarada como sitio Ramsar, es decir, un humedal con importancia internacional.

La celebración contó con la plantación de 50 especies autóctonas junto a alumnos de 6° y 7° grado de la Escuela Primaria Nº 20 de 5 “Nieves Escalada de Oromi”, además de talleres sobre la flora y fauna del ecosistema local.

Situada entre Puerto Madero y el Río de la Plata, entre 1918 y 1950, esta reserva funcionó el Balneario Municipal, donde asistían los porteños a pasar el día y bañarse en sus aguas, hasta que estas comenzaron a contaminarse.

Desde 1978 el lugar se convirtió en depósito de escombros, porque el gobierno de esa época quería ganarle terreno al río para luego construir allí el Centro Administrativo de la Ciudad, proyecto que fue abandonado en 1984.

Pero la vegetación silvestre supo abrirse paso hasta llegar a cubrir el relleno. Las inundaciones (frecuentes en el área) y el arribo de camalotales ayudaron a que se conformara un ecosistema con distintos ambientes.

Las organizaciones que tuvieron un papel fundamental en el surgimiento de la reserva fueron las fundaciones Vida Silvestre Argentina, Aves Argentinas y Amigos de la Tierra, las cuales en 1986 propusieron a la Municipalidad de Buenos Aires la creación de la Reserva Ecológica. El 5 de junio de ese mismo año, a través de la ordenanza 41.247/88, las autoridades declararon a esta zona Parque Natural y Zona de Reserva Ecológica y, tres años más tarde, la declararon Área de Reserva Ecológica.

En 1994, la entonces Secretaría de Turismo de la Nación declaró “de Interés Nacional” a la Reserva y, ese mismo año, la Municipalidad de Buenos Aires la declaró “de Interés Turístico Municipal”. A los reconocimientos nacionales, se sumarían los internacionales: en el año 2005, la Convención Ramsar, dedicada a la conservación de humedales en el mundo, le daba el título de “Sitio Ramsar” y la BirdLife International, junto con Aves Argentinas, el de “Área de Importancia para la Conservación de las Aves”(AICA).