Los ejemplares encontrados presentan características morfológicas y moleculares diferentes a las de otras especies del mismo género. Se trata de una especie inédita para la ciencia a la que bautizaron como Eptesicus ulapesensis (debido a su procedencia).

El hallazgo se produjo en un ambiente “típicamente chaqueño” (como lo recrea Sánchez), y se llevó a cabo por un equipo de investigación conformado por científicos del PIDBA, encargados de la conservación de estos habitantes de los ecosistemas del noroeste argentino.

Los científicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicos y Técnicas (CONICET) trabajaron dentro del Programa de Investigación de Biodiversidad Argentina (PIDBA) de la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo (UNT).

Este nuevo murciélago posee un pelaje dorsal relativamente corto de aproximadamente 6 mm, que se caracteriza por ser sedoso, con pelos de color marrón oscuro en la base, y el resto de color marrón dorado o amarillento con un fuerte contraste en comparación a la tonalidad del vientre. En referencia al tamaño, la longitud total del cuerpo va desde los 93 a los 115 mm y su antebrazo mide entre 41 y 45.8 mm.

Tatiana Sánchez, becaria posdoctoral y primera autora del artículo, explicó: “Al igual que otras especies del género, esta es sexualmente dimórfica. Es decir que las hembras tienden a ser más grandes que los machos”. También difiere de otros ejemplares del género por algunos rasgos del cráneo y la mandíbula. Los estudios determinaron que la caja craneana de esta nueva especie es ligeramente más ancha que el rostro y tiene una constricción postorbital bien marcada. Asimismo, la becaria resalta que “el exhaustivo estudio realizado a nivel molecular apoyó su separación como especie válida y diferente de las otras descriptas para el género”.

Con la excepción de los roedores, los murciélagos son los animales placentarios más diversos abarcando más de 1300 especies diferentes. “A pesar de que tienen muy mala prensa cumplen roles significativos para la prosperidad del ecosistema”, aclaró la científica.

Muchas de las amenazas a las que se enfrentan los murciélagos en la actualidad, tales como la pérdida de hábitat, el cambio climático y, principalmente, el desconocimiento de la gente, reflejan los desafíos de conservación de nuestra era”, concluyó.